Cuáles son los síntomas de fallo de un inyector

Lizarte explica cómo reconocer estos síntomas en los inyectores del sistema diésel.

Un inyector es un elemento componente del sistema de inyección de combustible cuya función es introducir una determinada cantidad de combustible en la cámara de combustión en forma pulverizada, distribuyéndolo lo más homogéneamente posible dentro del aire contenido en la cámara.
El comienzo y fin de la inyección deben ser bien definidos, no permitiendo goteos posteriores de combustible. Al tratarse de un sistema tan preciso, un 6% de las averías más complicadas del vehículo tienen su origen en los inyectores, y suelen ser de coste bastante elevado.

Causas de fallo en los inyectores
Su función en el vehículo los convierte en un elemento susceptible a tener impregnación de carbón, producido por la combustión que realiza el motor cuando se encuentra en funcionamiento. En los inyectores, la generación de suciedad, concentración de barniz y depósitos de carbón es muy frecuente.
En general, los problemas más comunes en inyectores son:
– Bloqueo de la aguja y la suciedad en el asiento de la tobera.
– Obstrucción de los orificios y pérdida de presión.

Síntomas de fallo de un inyector
– Detectamos problemas para arrancar el coche, además las revoluciones pueden ser irregulares e inestables.
– Descenso considerable en la potencia del motor, cuya velocidad máxima queda bastante limitada.
– El consumo de combustible se ve afectado, se consume más recorriendo la misma distancia de siempre.
– Cuando el coche está frío funciona bien, pero a medida que el mismo se calienta se presentan las fallos en el arranque, la estabilidad del motor y en las revoluciones.
Además cuando los inyectores están fallando es común sentir un olor a gas en el vehículo, señal de que los inyectores presentan un desgaste u obstrucción.