Ganvam quiere reorientar los impuestos en automoción

“El Gobierno debe escuchar al sector antes de legislar”. Ganvam se reune con los grupos parlamentarios para recabar apoyo e impulsar el nuevo marco legislativo que regulará la fiscalidad del automóvil.

“Queremos un marco fiscal que incentive la movilidad sostenible y mejore la calidad del aire, pero sin frenar el desarrollo de un pilar estratégico para la economía como es la automoción”, aseguran desde Ganvam, y para ello afirman haberse reunido ya con PP, PSOE, Ciudadanos y ERC y lo hará “en los próximos días” con Unidos Podemos, PNV y grupo mixto, con el objetivo de impulsar la reforma fiscal del automóvil que evite añadirle más presión, pues, “además de ser uno de los sectores que mayor esfuerzo inversor asume para cumplir con las exigentes normativas medioambientales, ya contribuye a las arcas públicas con más de 26.000 millones de euros anuales”, destacan desde la patronal.

La propuesta

En esta línea Ganvam plantea una reforma fiscal encaminada a desincentivar los vehículos más antiguos y promover la renovación del parque con modelos más eficientes, reorientando los impuestos para traspasar la presión impositiva de la compra al uso. Aboga también por eliminar el Impuesto de Matriculación por considerarlo un freno a la renovación del parque, ya que penaliza la compra de vehículos con nuevas tecnologías y por tanto menos contaminantes. “Al suprimirlo por completo, se ayudaría a consolidar la demanda interna a largo plazo. Actualmente sólo el 26% de los vehículos pagan este impuesto, por lo que la merma económica para Hacienda no sólo sería reducida sino que se vería compensada por la demanda adicional generada”, explican.

Además, quieren reorientar el Impuesto de Circulación para que se base en la emisiones y la normativa Euro en lugar de en la cilindrada y la potencia gravándose de forma real a los modelos más perjudiciales, “ya que la normativa Euro está asociada a la antigüedad del coche, permite medir NOx, azufre, partículas e hidrocarburos, que son las emisiones realmente contaminantes, lo que hará posible gravar de forma real a los modelos más perjudiciales”, aseguran desde Ganvam.

“Con medidas de este tipo se evitará además lanzar mensajes equivocados, demonizando al diésel que, como en el caso de los nuevos Euro 6, no sólo cumple los objetivos medioambientales sino que emite ya menos CO2 que un coche de gasolina”, concluyen.

La transición digital, a tener en cuenta

En la ronda de reuniones Ganvan afirma haber abordado la necesidad de favorecer un marco regulatorio flexible y adecuado que permita reconducir las relaciones con los fabricantes para favorecer la toma de decisiones comerciales que faciliten la captación y fidelización de un cliente cada vez más cautivo, más independiente y más online.