Información técnica

Información técnica

Instrucciones fundamentales para el montaje de un disco

Más de uno de vosotros, mecánicos de profesión y experimentados, seguro que entenderéis este “conviene saber” que escribo hoy, como algo elemental. Pero he creído conveniente realizar este mini manual fundamental, debido a la realidad que detectamos a través de las reclamaciones en garantía, que recibimos en nuestras instalaciones a día de hoy. Por Héctor Chela, responsable de Producto en Brembo.

Sería lógico creer que todos montamos los discos con las mismas y elementales recomendaciones que aprendimos cuando dábamos los primeros pasos en esto de la mecánica, tan compleja en otros asuntos y tan simple en esta labor del montaje de los frenos. Pues bien, cuando recibimos discos en garantía por estar “doblados”  (el termino correcto, conviene saber, es “alabeados”) y procedemos a su medición con esa herramienta que se llama reloj comparador, con la que podrían haberse medido sobre el propio vehículo, descubrimos que el disco está dentro de tolerancias admitidas.

brembo-información técnica

 

¿Cómo se mide esta tolerancia en el vehículo?

En primer lugar deberemos simular el montaje del disco sin la rueda colocando varios pernos
para ello (a veces tendremos que interponer tuercas). Con el reloj comparador puesto a “0” en un punto del disco separado a 5 mm de su diámetro exterior, realizaremos una rotación completa. Para estar dentro de la tolerancia, la oscilación máxima de dicha rotación en vehículos turismos deberá ser menor de 0.10 mm y de 0.12 para aplicaciones comerciales. sobre un banco de medición deberá ser menor de 0.05mm.

¿Por qué entones hay discos que parecen doblados?

No hay que dejar de recordar que nos encontramos con unos discos dentro de las tolerancias, sin zonas de distinta coloración o manchas debidas a la traslación de materiales, discos con poco tiempo de uso, sin golpes ni rebabas en la zona de asiento al buje. En definitiva: unos discos en perfecto estado.

Las dos principales razones ( por no decir las únicas ) para que un disco genere vibraciones son:  El buje tiene holgura, o el montaje del disco no ha sido el correcto.

Sí, ya lo he dicho, a día de hoy hay quien no sabe montar un disco de freno de forma correcta. En este momento más de uno habrá dejado de leer esto pensando:¿quién se ha creído este que es? solo soy un mecánico o, como dice mi título, un “Técnico Especialista en mecánica y Electricidad del automóvil” criticando a ciertos “compañeros” (nada nuevo por otra parte). Otros simplemente sonreirán al leerlo, quizá porque coincidan conmigo y les resulte chocante leerlo aquí. Sea como sea, que se le va a hacer, “gajes del oficio”.

Me siento en la obligación moral de seguir adelante con el artículo, mi convencimiento de la “teoría” de que a día de hoy hay muchos montajes indebidos, de los que a nadie le gusta hablar. Es claro y tajante, los hay y, para quien quiera oírlas, ahí van mis recomendaciones fundamentales del montaje de los discos.

1-El disco nuevo: revisa el producto nuevo, nunca está demás. Que tenga la base que asentará sobre el buje en perfectas condiciones, sin rebabas, ni virutas de mecanizado. Límpiala con un trapo.

2– El buje: la base del buje puede tener restos de óxido y suciedades de más de 0.10mm de espesor. Un cepillo debería ser suficiente ya que en esa zona, si el disco anterior estaba bien montado no es fácil que se genere demasiada suciedad.

3– Diámetro de centrado: que el disco entre justo en su diámetro de centrado es importante, pero si hay que forzar la entrada nunca usaremos un martillo. Y digo esto porque he visto las marcas de martillo en la zona exterior de asiento al buje, en más de una ocasión.

4– El tornillo de posicionamiento: su función es posicionar el disco durante el montaje de la rueda. Aunque se haya tenido que usar en algún caso, el destornillador de impacto (destorgolpe), nunca hay que usarlo al montarlo.

5- La rueda: esta es la parte fundamental del montaje. no hemos quitado solo la rueda como cuando se cambian solo neumáticos, estamos colocando por primera vez el disco sobre su buje, en un acoplamiento perfecto, que deberá durar toda la vida útil del disco. Es imprescindible ofrecerle a este momento todo el buen hacer profesional del que todo buen mecánico debe hacer gala y realizar el apriete de esta rueda como si de una culata se tratara, ni más ni menos. Con mucho cariño.

Este paso del apriete de las ruedas ha adquirido en los últimos años una importancia añadida debido a la tendencia por parte de los fabricantes de incorporar de serie llantas de cada vez más pulgadas que, favoreciendo la estética, tienen a su vez un diámetro entre centros de tornillos de buje muy ajustado. Si el acoplamiento entre las partes disco y buje no es perfecto, en cuanto el vehículo empiece a rodar y a tomar las primeras curvas se generarán entre sí las holguras que nos harán creer que el disco está “doblado”.

Solo aclarar que uso el término “cariño” para este montaje, porque cada uno de vosotros sabéis muy bien a que me estoy refiriendo y todo lo que abarca esta palabra profesionalmente hablando.

Varta

1 comentario

  1. Bruno   13/04/2017 16:14

    Excelente articulo el saber no ocupa lugar.

Comentar




Compartir en Facebook