Neumáticos de invierno VS cadenas de nieve

En estas semanas de invierno en las que la nieve es protagonista en buena parte de la Península Ibérica, muchos se preguntan si es mejor invertir en neumáticos de invierno o con las cadenas será suficiente.

Tal y como marca el Reglamento General de Vehículos, basado en Real Decreto 2822/1998, de 23 de diciembre, o como está previsto en la legislación vigente en el Código de la Circulación, el Reglamento General de Circulación (RD 1428/03) y el Reglamento nº 117 CEPE, los neumáticos de invierno son una alternativa legal a las cadenas de nieve en situaciones climáticas adversas.

¿Cómo identificarlos?

Las características del neumático de invierno están recogidas actualmente por el marcaje “M+S” según las directivas europeas, si además está acompañado del pictograma de una montaña con tres picos con un copo de nieve en su interior denominado “3PMSF”, habrá sido sometido a un proceso de  homologación según el método científico ETRTO, pero solo necesitan presentar el distintivo “M+S” para que legalmente sean reconocidos.

Aportan importantes ventajas a la seguridad vial

Un neumático de invierno ofrece mejor capacidad de tracción, adherencia y frenada que un neumático estándar no solo con asfalto seco y temperaturas  bajas, también cuando la carretera está húmeda, cuando llueve, o cuando en la calzada hay nieve. Esto se debe a que el dibujo de la banda de rodadura es más recortado y profundo garantizando la máxima capacidad de evacuación de agua, la cantidad de laminillas es seis y ocho veces superior a las de un neumático estándar proporcionando una adherencia óptima con el firme mojado, helado o nevado. Además, el compuesto de goma normal de una rueda de invierno no se endurece cuando el termómetro desciende de los siete grados, ya que utilizan un compuesto más blando y flexible dado su mayor contenido de sílice.

Pero no solo, frente a las cadenas de nieve los neumáticos de invierno aportan importantes ventajas en términos de comodidad y de seguridad vial. Las ruedas de invierno están siempre a punto durante la época invernal, y su uso no se limita a carreteras nevadas, mientras que las cadenas necesitan de una instalación previa y solo sirven para franquear zonas difíciles con mucha nieve, su manipulación y montaje es difícil, sucio y peligroso, y hay que montarlas y desmontarlas cuando hay poca nieve o al atravesar un túnel.

Prestaciones

En cuanto a las prestaciones, con neumáticos de invierno en las cuatro ruedas se consigue el máximo agarre y se reduce  la distancia de frenada, las cadenas solo se pueden montar en el eje motriz lo que provoca diferencia de agarre entre los ejes que comprometen la estabilidad incluso a baja velocidad, pueden ocasionar daños en los neumáticos y en el coche si no se montan con la tensión adecuada y dañar el asfalto en caso de poca nieve.

Además, existen neumáticos de invierno para cualquier vehículo y en distintos códigos de velocidad, mientras que las cadenas no son compatibles con todos los coches y medidas de ruedas.

En Oponeo.es encontrarás una guía de neumáticos de invierno además de una tienda online.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir en Facebook

Compartir
Artículo anteriorDipart estrena plaza y nueva tienda asociada
Artículo siguienteZF Aftermarket recibe el premio al mejor proveedor en la sección de turismos

¡Suscríbete a nuestro newsletter!