Andre Wattebled, el mecánico viral: “Me han llegado a insultar”

¿Algún profesional del sector aún no ha visto el vídeo? La Comunidad del Taller le entrevista para conocer más...

Andre Wattebled protagonizó un vídeo con decenas de miles de reproducciones...

Lo primero de todo quizá sea ver el vídeo. Por eso lo volvemos a incorporar a esta noticia, aunque Andre Wattebled lo grabara el pasado mes de agosto. Y es que para saber de lo que habla en la entrevista hay que verlo. Además merece la pena, todo sea dicho.

Más de un millón de veces visualizado, miles de comentarios y reacciones en Facebook, decenas de miles de veces compartido… Son las cifras obtenidas por el vídeo que en agosto publicó Andre Wattebled en la red de redes. Y parecen datos de un ‘youtuber’ (que oye, algún día quién sabe…), pero no, lo son de un vídeo que el gerente de Talleres Vistabella (en Alicante) grabó para explicar a sus clientes que había cosas que, a su entender, no podían ser. Luego se hizo viral, consiguiendo una enorme visibilidad. Dentro y fuera de España. Y más allá incluso del continente europeo. Es lo que tiene internet, para lo bueno y para lo malo, que también ha tenido sus detractores, no crean.

El vídeo: “Me han llegado a insultar”

Debo reconocer que me sorprendió ver a un mecánico hablar con tanta franqueza en un vídeo que luego verían todos sus clientes…
Grabarlo fue fruto del impulso (sonríe). Del calentón del momento. Y tengo que admitir que cometí varios errores al hacerlo. Es lo que tiene no habérselo enseñado antes a mi mujer, que es la que me echa una mano en este tipo de cosas…

¿Qué te dijo ella?
No me dio tiempo a llegar a casa y ya le habían llegado comentarios. Luego lo vio y me dijo que igual me había pasado un poco, porque había mucha gente que ya me conoce y no se lo tomaría a mal, pero otra que igual no sabe tanto cómo soy se podía equivocar. Ahí le doy toda la razón, porque luego es cierto que si ves los comentarios en el vídeo hay de todo…


¿Y aquella clienta a la que haces referencia en el vídeo?
Pues evidentemente al principio no le gustó, pero luego nos fuimos a tomar una caña y hablamos acerca del tema. Aquel día era viernes noche, todo el mundo se quería ir a casa, y yo también… Sin embargo a las once aún seguía en el taller. Le dije que lo único que pretendía era que se acordaran de que yo también tengo un mundo más allá de este.

¿Lo entendió?
Sí, después no hubo problema. Todo lo contrario.

¿Y el resto de tus clientes?
Pues ha habido de todo, aunque creo que hacer el vídeo al final ha sido positivo. El caso es que estamos metidos en una cultura del consumismo que nos lleva por ejemplo a ir al supermercado cinco minutos después de haber cerrado, tocar la puerta y decir que “solo es un minutito”. Y si te dicen que ‘no’, todavía piensas que son unos bordes… Tengo muchos clientes que en ese sentido son drásticos, que dicen aquello de ‘o te adaptas o cierras’, como decía uno en Facebook comentando el vídeo.

Pero ahí entra la función del taller de explicar y hacer ver las cosas a sus clientes…
Sí, sin duda. Y yo lo intento, pero hay quien quiere entender y quien no, eso también es así. Yo hablo mucho con mis clientes, me dedico mucho a hacer ese trabajo. Y no sólo para comentarles aquello de que tenemos que cerrar en algún momento del día (se ríe), también para explicarles con detenimiento todas las reparaciones. Antes y después de hacerlas.

Eso genera confianza
Así es, y tengo la sensación de que es una labor que no se hace todo lo que se debería… Si se va a gastar mil euros en tu negocio, por poner una cifra, qué menos que explicar las cosas.

Cuando viste que el vídeo superaba rápido las 800.000 visualizaciones…
Me asusté. De hecho para la segunda parte tuve que hacer decenas de pruebas para explicar las cosas que quería del modo correcto.

¿Te han reconocido por la calle?
Sí, hay gente en Alicante que te mira dos veces. O que te dice ‘es que me suenas…’, se lo explicas y efectivamente es del vídeo. Me han llegado a pedir hasta una foto (se ríe).

Te habrán llegado también comentarios desagradables…
Sí, pero no cara a cara. Me han llegado incluso a insultar gravemente…

¿Contestas?
A muchos sí. Y me hubiera gustado contestar a más, pero se me bloqueó la cuenta de Facebook… Luego es verdad que tampoco tengo tiempo para eso, sinceramente. Cuando llego a mi casa le doy la vuelta al móvil y lo pongo en silencio para no enterarme de nada.

También habrás recibido muestras de apoyo…
Sí, muchas. Sobre todo de compañeros. Hay una asociación que se llama ‘Autónomos Unidos Para Actuar’ desde la que me han llovido los mensajes de apoyo de profesionales de múltiples oficios que se han visto reflejados en el vídeo.

¿Qué es lo positivo de haberlo hecho?
Sin duda los clientes que no me interesaban y que me he quitado de encima… Aquel que venía a tocarme las narices más de la cuenta ya no viene, por ejemplo. También para que se sepa aquello que estoy dispuesto a aceptar y lo que no: el que quiera venir con una pieza comprada en internet o con un recambio usado de desguace sabe que conmigo no puede contar. Por otra parte también ha habido clientes que han venido al taller a raíz de ver el vídeo, que les gusta mi filosofía y que ahora me traen el coche porque les dio confianza lo que explicaba.

¿Y lo negativo?
Que hay quien me ha cogido miedo, que quizá ni pregunta precio (se ríe)…

¿Volverías a hacer el vídeo?
Con matices, pero sí.

¿Qué cambiarías?
Se lo enseñaría antes a mi mujer, que es muy sabia y me sabe decir los pros y los contras de todo. Eso eliminaría mucho de lo negativo de haberlo hecho. Pero creo que todo el que sea autónomo puede ponerse fácilmente en mi lugar.

En un primer momento asegura que por la difusión que tuvo el vídeo se asustó…

Más allá del vídeo, como profesional del sector, quisimos también hablar con él de cómo ve la situación hoy en día. Y tocamos muchos temas que afectan al taller. Esto nos dijo…

Los clientes y las piezas de internet

Lo decías en el vídeo: ¿los clientes llegan con piezas compradas en internet?
Se da mucho porque la gente mira su bolsillo. Y yo trato de hacerles ver que muchas veces no les interesa, que por ahorrarse unos euros no tienen la garantía de la pieza, que en caso de problema el coche se queda aquí parado… Con mis proveedores por ejemplo la pieza llega en el momento prácticamente y si existe algún problema se soluciona fácilmente. Eso hay gente que lo entiende, pero suele pesar mucho el bolsillo. Al principio yo decía que sí y me pegué la primera, la segunda y la tercera. A la cuarta dije que no. Y si lo hago es cobrando la estancia en el taller, el uso del elevador…

¿Irá cada vez a más?
Yo creo que sí.

¿Los talleres terminaréis por admitir esas piezas de forma habitual?
Si seguimos con esta misma tendencia llegará un momento en que muchos lo hagan porque hay que comer y hoy en día existe mucha presión. Y en España lo cierto es que somos muy de mercadillo, de mirar y rebuscar buscando lo más barato. Aunque no necesitemos hacerlo lo hacemos. Yo trato de inculcar a mis clientes lo costoso que es mantener el negocio abierto, pero no siempre es fácil. Luego también es verdad que ha habido cosas que no pueden ser: durante los años buenos la gente compraba coches que no podían mantener. El quiero y no puedo, que digo yo. Y luego, claro, rebuscan para ahorrarse quince euros en una reparación de un coche que vale 50.000 euros. Mi clientela no es así, pero eso se ha dado y ha hecho daño.

Por lo general, ¿los clientes valoran el trabajo del taller?
Es difícil y la verdad es que hay que admitir que es por culpa nuestra. En ese sentido no se han venido haciendo las cosas bien. Hay quien piensa que nos estamos haciendo de oro…

¿Ha cambiado el comportamiento de los clientes en los últimos años?
Aquello de dejar el coche para dejarlo impoluto, para hacer todo lo que hiciera falta, se ha acabado. Las revisiones, que antes se hacían muchas, también se han reducido mucho. Cuando se rompe algo o el coche se avería ya vienen. Cuando no tienen casi más remedio. Las preguntas hoy suelen ir dirigidas a cuánto vas a tardar y cuánto me va a costas.

Los ilegales

Los talleres clandestinos, ¿os afectan?
Sí. Y más allá de lo que tiene que ver con el negocio puro y duro. A mí por ejemplo ya me han hecho dos inspecciones. Una de las veces llegó por aquí la policía autonómica buscando a un ilegal. Me preguntaron, les dije dónde estaba. Y volvieron, me dijeron que no estaba, pero que mientras tanto pasarían el tiempo en mi taller… Me pidieron todo. Todo estaba en regla, así que no sucedió nada evidentemente. Y otra vez el Seprona se paró en mitad de la puerta, sin dejar salir a nadie, ni empleados, ni clientes… Y hasta que no comprobaron toda la documentación no se marcharon. Es más fácil venir aquí a hacer la inspección: los talleres legales estamos localizados y abiertos; los ilegales no, necesitan una orden para poder entrar.

No es justo…
Pero también me parece bien que controlen, porque hay gente que tiene la placa y aparentemente está en regla y luego hace sus cosas, no te creas. Por otro lado también creo que si el Gobierno redujera un poco la presión sobre negocios como el taller la cosa mejoraría.

¿En qué sentido?
Es que los impuestos y las cargas que soportamos no son normales. Cada empleado cuesta una barbaridad. Y luego el tema de los residuos: que yo tengo que tener casi los mil litros de aceite, por ejemplo, para que no me cobren la recogida. Eso en un taller más pequeño es imposible, y al final pues las cargas se acumulan y se hace muy difícil.

En la lucha contra los ilegales, ¿qué echas en falta por parte de la Administración?
Por un lado que se controle realmente lo que se debe controlar. Que la gente que está en un descampado cambiado el aceite tenga multas ejemplares. Y por otro que los distribuidores no vendan en mostrador con el mismo descuento que me hacen al profesional. Y no lo hacen todos, pero yo me encontré un caso por el que tuve una discusión grande con un proveedor porque vi un albarán y las condiciones que hacían me dejaron a cuadros. Es evidente que desde entonces no le compro ni un euro.

Algo que mejorar…

¿Qué está siendo actualmente lo más difícil?
Concienciar a la gente de la necesidad de llevar a cabo un buen mantenimiento del vehículo.

Es una batalla casi histórica…
Hay casos en los que por no gastarse 80 euros terminan por tener reparaciones de 800… Eso hay que hacérselo ver al usuario.

Si pudieras cambiar algo de cómo funciona el sector…
El poco compañerismo que existe en el gremio. Nos ayudamos poco y nos cuesta todavía menos tirarnos tierra encima cada vez que tenemos ocasión. Además tenemos muchos problemas en el sector por esa falta de compañerismo: vemos al de enfrente como un rival cuando en realidad entre los talleres multimarca deberíamos ayudarnos. El concesionario sí es nuestro rival en la calle, pero no nosotros. Si tuviéramos más esa conciencia los clientes tendrían mejor imagen del taller, estarían más concienciados…

 Esta entrevista fue publicada en el último número del periódico La Comunidad del Taller. Si quieres leerlo, puedes hacerlo también online. Pincha aquí. 

10 Comentarios

  1. TIENES TODA LA RAZÓN. ES MAS TE QUEDAS CORTO CON LA CARGA FISCAL QUE HAY SOBRE LOS TALLERES DE REPARACIÓN. Y LOS AUTÓNOMOS EN GENERAL.ESTAMOS EN EL PAIS DE LOS IMPUESTOS PARA MANTENER UNA MAFIA DE SINVERGúENZAS Y CORRUPTOS.

  2. Ha quedado todo muy claro amigo, pero todavía alguien se creerá con derecho a insultar o a dudar de este hombre. Un saludo desde Asturias.

  3. Lo peor de todo es que el grupo ad Francia acaba de comprar el 51% de oscaro, así venden al taller y por internet, pues el grupo ad en mi taller ya no vende y espero que se valla sabiendo cuánto antes y los talleres no les compre, aver si con lo que gasta el sr ricky son capaces a mantenerse sin dar pérdidas claro……

  4. A mi en mi taller también me pasaba lo mismo, cuando venían ¿ cuanto me cobras por poner el embrague que lo compré en oscaro por 150e menos de lo que tu me pedias? Si claro y luego vamos al bar y pedimos un chocolate que los churros los llevamos de internet no te jode!!!! se les queda la cara de gilipollas que es la que tienen claro esta, y te dicen jijj bueno cuando te lo traigo, que no joder que te lo monté el de oscaro!!!!!! Y ahí los dejo con la palabra en la boca hasta que se van.pues tengo que decir que me va mil veces mejor que antes aguantado los listos de turno que te vienen con el m3 a poner ruedas usadas, si el problema no es comprarse el cochazo es mantenerlo Alma cándida.

  5. Este este tío es un abusador el mecánico vive de la mano de obra no de vender piezas si no que se ponga una tienda de vender recambios.
    Quien es el para subir un 25% de la pieza!!?
    Menudo listo !

    • Pasa por mi taller con una pieza de oscaro y veras a donde te mando, para que sepas es el distribuidor quien tiene un tarifario y de ahí nos hace es descuento que nos toca para eso nos gastamos al año como es mi caso más de 100.000e en recambios.

    • Ni es esa la pregunta adecuada, ni la respuesta que tu mismo te das, es ¿quien eres tú para decirle a un comercio lo que tiene que cobrar?.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir en Facebook

Compartir
Artículo anteriorRepuestos Guadiana deja CGA
Artículo siguienteDe ser secuestrado por el Estado Islámico, al sueño de ser mecánico en España

¡Suscríbete a nuestro newsletter!