Anomalías frecuentes en el sistema de suspensión

Lizarte identifica algunos problemas que pueden producirse en el sistema de suspensión.

La compañía navarra de recambio refabricado, Lizarte, analiza algunas anomalías habituales que se pueden dar en el sistema de suspensión.

a) Problemas que puede presentar una esfera

– Si la suspensión va dura, es consecuencia de que las esferas son viejas, y han perdido presión o la membrana está reventada. Si ocurre esto último, todo el nitrógeno va al circuito, por lo que habrá que purgar el circuito al sustituir las esferas.
– Si la suspensión está blanda, suelta, botona (sin amortiguación), es porque la válvula de la esfera está estropeada o porque hay aire en el circuito.

b) Problemas de otros elementos del sistema de suspensión y que afectan al correcto funcionamiento de la esfera

– Puede haber impurezas en el circuito, que pueden producir anomalías en la bomba de presión, en la suspensión, en la dirección y en el freno.
– El cilindro puede estar defectuoso, puede estar gripado (con virutas) o con fuga de aceite.
– Los brazos de suspensión traseros pueden no funcionar correctamente, haciendo que la suspensión trasera vaya dura. Si es la suspensión delantera la que va dura, pueden estar fallando los trapecios delanteros.
– También puede ser un defecto de los correctores de altura.
– Fallo de la bomba de freno. Si es éste el caso, la parte trasera del coche baja mucho al rato de estar aparcado.