Ante una erupción volcánica, ¿cómo actúa el seguro del coche?

Durante las últimas horas, la erupción del volcán Cumbre Vieja en La Palma, en las Islas Canarias, ha afectado a numerosas viviendas y ha generado múltiples daños materiales, entre otros, a vehículos. Ante esta situación, el comparador de seguros Acierto.com arroja un poco de luz, explicando cómo actúa el seguro del coche en estos casos y otras cuestiones más.

Ante situaciones tan excepcionales, las aseguradoras consideran las erupciones volcánicas como un riesgo extraordinario, al igual que las caídas de cuerpos siderales y aerolitos y las tempestades ciclónicas atípicas.

Por ejemplo, en los condicionados de AXA, existe una cláusula de indemnización por el Consorcio de Compensación de Seguros que resume los acontecimientos extraordinarios cubiertos, como terremotos y maremotos; inundaciones extraordinarias, incluidas las producidas por embates de mar; erupciones volcánicas; tempestad ciclónica atípica (incluyendo los vientos extraordinarios de rachas superiores a 120 km/h y los tornados); y caídas de cuerpos siderales y aerolitos.

Asimismo, la compañía Pelayo contempla los siguientes fenómenos de la naturaleza:  terremotos y maremotos, inundaciones extraordinarias, incluidas las producidas por embates de mar, erupciones volcánicas, caídas de cuerpos siderales y aerolitos, y tempestad ciclónica atípica (incluyendo los vientos extraordinarios definidos como aquellos que presenten rachas que superen los 120 km por hora y los tornados).

El resto de condicionados analizados por Acierto.com resultan muy similares.

¿Qué papel juega el Consorcio de Compensación de Seguros?

Tal y como indica el Real Decreto 300/2004, de 20 de febrero -por el que se aprueba el Reglamento del seguro de riesgos extraordinarios- en este caso el afectado/a debería acogerse al Consorcio de Compensación de Seguros, una entidad pública adscrita al Ministerio de Economía y Hacienda, que se encuentra al servicio del asegurador y que actúa con carácter subsidiario para cubrir a los asegurados en situaciones como la del volcán Cumbre Vieja.

No obstante, para estar cubierto, Acierto.com indica que “el afectado necesariamente deberá contar con un seguro y estar al corriente de las cuotas. En el caso del seguro de auto, estamos hablando de una póliza obligatoria, incluso si tenemos el coche parado en la calle. Es decir, supuestamente todas aquellas personas cuyo coche haya sido afectado por el volcán (engullido, dañado por las cenizas, etcétera), estarán cubiertas”.

Todo esto cambia cuando el hecho -en este caso la erupción volcánica- se declara como una catástrofe natural. “Será entonces cuando se haga cargo el Gobierno, y no el Consorcio de Compensación de Seguros ni la aseguradora”, señalan.

Cómo actuar tras la catástrofe

El comparador de seguros explica también cómo actuar tras la catástrofe. “Lo primero”, destacan, “será hacer un listado lo más exacto posible de las pérdidas materiales y daños que hemos sufrido, así como presentar las facturas de los gastos que se han tenido como consecuencia de esta situación”.

Dada la coyuntura, continúan, “es posible ponerse en contacto directamente con la aseguradora, que nos indicará la documentación necesaria y nos remitirá al Consorcio. O también podemos hacerlo a través de la web de la propia entidad”.

¿Cómo afecta la ceniza volcánica al vehículo?

Por su parte, Acierto.com explica cómo, más allá de que el coche sea engullido por un mar de lava, la ceniza volcánica afecta de muchos otros modos al vehículo. Para empezar, su acumulación puede dañar la pintura de la carrocería. Pero no solo, sino que también existe la posibilidad de que genere obstrucciones en el filtro del aire, así como que se acabe acumulando sobre las válvulas del motor y sus componentes.

“Existen una serie de medidas que nos permitirán proteger nuestro coche de la ceniza volcánica y reducir los daños en caso de que ya esté cubierto por ella. Por ejemplo, podemos guardarlo bajo techo (en caso de ser posible), cubrirlo o utilizar ceras que disminuyan la adhesión de la ceniza”, afirman.

A la hora de lavarlo, por ejemplo, recomiendan no esperar más de tres días, ya que la ceniza puede generar corrosión; así como aconsejan no pasar trapos o la mano para retirar el exceso. Dado que la ceniza está compuesta por partículas de roca, lava petrificada, vidrio y azufre, es decir, una mezcla abrasiva, es importante decantarse por el agua y una esponja suave, por ejemplo, para evitar rayones. Esta limpieza debería incluir el motor y el radiador.

Por último, el comparador de seguros apunta que, con la ceniza, el pavimento se vuelve resbaladizo y se reduce la visibilidad, algo que podría incrementar el riesgo de sufrir un accidente en carretera. “Si resulta imprescindible utilizarlo, es recomendable hacerlo despacio y con las luces encendidas. También habrá que ir con cuidado de no bajar las ventanillas para que no se dañen”.

Melett

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anterior¿Cómo ha ido Automechanika Digital Plus?
Artículo siguienteMOOG amplía sus referencias para el Volvo XC90

¡Suscríbete a nuestro newsletter!