¿Cómo evitar la aparición de ruidos y vibraciones en el sistema de frenos?

Desde el especialista en frenos Brembo ofrecen diversos consejos sobre cómo sustituir correctamente los componentes del sistema de frenado y así evitar la aparición de ruidos y vibraciones.

Al igual que las vibraciones, los chirridos procedentes del sistema de frenos en muchas ocasiones no se deben a ningún defecto o mala calidad del nuevo componente. Mucho más a menudo de lo que se piensa, las causas pueden ser un estado deficiente de desgaste de los demás componentes del sistema de frenos, que se han deteriorado con el tiempo, provocando un mal funcionamiento de las pastillas y discos.

A la hora de cambiar los discos y pastillas, Brembo recomienda no limitarse a sustituir los dos componentes principales de desgaste del sistema de frenos, sino a llevar a cabo una revisión y mantenimiento más completos del sistema propiamente dicho.

En general, se aconseja recordar las siguientes operaciones:

-Al cambiar las pastillas, comprobar el desgaste de los discos.

-Al cambiar los discos, sustituir también siempre las pastillas.

-Limpiar las superficies de acoplamiento del buje / disco (para eliminar el óxido o suciedad).

-Si hay depósitos de material o suciedad (no si el disco es nuevo), limpiar también la banda frenante del disco.

-Comprobar la oscilación del disco de freno montado en el buje de la rueda. Por norma general, no debe exceder el valor de 0,10 mm. En caso de problemas, comprobar también el valor de oscilación del buje únicamente, que no debe exceder 0,050 mm.

-Al cambiar las pastillas, si tienen láminas antirruido, recordar colocarlas correctamente. No reutilizar la lámina antigua.

-Verificar los pistones, juntas, guardapolvos y elementos de deslizamiento de la pinza para asegurarse de que no estén dañados ni corroídos y se deslicen correctamente. Utilizar una grasa específica adecuada para cada componente que no afecte a las piezas de goma. Sustituir los componentes deteriorados.

-Limpiar y aplicar una grasa antirruido en las superficies de contacto entre el soporte de la pinza y las pastillas.

-Inspeccionar, limpiar o sustituir por nuevos componentes los resortes de la pinza si están viejos y desgastados.

-Comprobar que los resortes estén colocados correctamente.

-Verificar que el nivel de líquido de frenos se encuentre entre los indicadores mín. y máx. El líquido de frenos debe cambiarse cada dos años o cuando lo indique el fabricante.

-Apretar los tornillos de la rueda en la secuencia adecuada utilizando una llave dinamométrica con el par de apriete correcto.

-Realizar una breve prueba en carretera para comprobar el correcto funcionamiento del sistema y la ausencia de vibraciones y ruidos. Es fundamental recomendar al conductor un rodaje adecuado de aprox. 300 km, periodo durante el cual hay que evitar frenadas bruscas y un uso intensivo de los frenos para permitir una alineación correcta de los discos y las pastillas.

Estas importantes operaciones de revisión y mantenimiento en el sistema de frenos son un paso fundamental para evitar la aparición de los problemas de confort más comunes incluso pocos kilómetros después de realizar la sustitución.

Estas operaciones afectan a los componentes de seguridad activa del vehículo. Por este motivo, además de seleccionar componentes de máxima calidad, es importante que estas operaciones se lleven a cabo con gran atención y profesionalidad.

Melett

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorFallo en el sistema de combustión en un Alfa Romeo Mito, ¿cuál es la causa?
Artículo siguienteEl volumen de VO sube en 11.500 vehículos en el segundo trimestre de 2021

¡Suscríbete a nuestro newsletter!