Blue Print sabe cómo proteger los filtros de combustible

Blue Print aporta información técnica sobre el mantenimiento de estos elementos de "ingeniería de precisión".

Los avances en la tecnología de filtros son una respuesta directa a los cambios en la tecnología del motor. Los sistemas modernos de gasolina y diésel contienen los componentes diseñados con mayor precisión en un motor, fabricados con tolerancias de menos de dos micras y sometidos a enormes cargas. El combustible no solo se quema para generar energía, sino que en el caso de un motor diésel, también lubrica las piezas móviles
de la bomba de combustible de alta presión y los inyectores. Por lo tanto, el combustible debe estar limpio.

Impurezas en el combustible

Desafortunadamente, las impurezas de las estaciones de servicio y la corrosión en los tanques de combustible de metal están siempre presentes y pueden arruinar un sistema de combustible moderno.
Incluso las partículas más pequeñas pueden causar daños a un pivote del inyector,  causando una distorsión del patrón de pulverización que a su vez afecta la eficiencia de la combustión, el consumo de combustible, la estabilidad en vacío y las emisiones.

Contaminación y separación del agua

Si bien los combustibles de gasolina y diésel requieren una filtración completa contra los contaminantes abrasivos, el diésel tiene requisitos de filtración adicionales.
Las moléculas de agua que se encuentran en los sistemas de combustible diésel son un problema.
La condensación tiene lugar en el tanque y el combustible puede contener moléculas de  agua en suspensión o en emulsión. Sin la filtración correcta, el agua puede corroer los  componentes que componen la bomba y los inyectores.
Los filtros de combustible diésel Blue Print utilizan un material hidrofóbico coalescente que permite el paso del combustible pero retiene el agua. El agua separada forma gotitas que se acumulan en la parte inferior del recipiente del filtro, donde se pueden drenar periódicamente como parte de un mantenimiento de rutina importante.

¿Hongos en el tanque?

El combustible diésel es un líquido orgánico inestable y actúa como alimento para ciertos hongos (Cladisporium resinae). Las esporas están en el aire y contaminan el combustible. El crecimiento de los hongos ocurre donde el diésel y el agua se juntan bajo condiciones de
temperatura óptimas. Muchos sistemas diésel modernos circulan continuamente y filtran combustible entre el tanque y el motor, que devuelve el diésel caliente al tanque y crea el ambiente perfecto para el crecimiento de hongos.

El producto de desecho de los hongos contamina el combustible y obstruye las tuberías del combustible. La solución es el mantenimiento regular con un filtro de calidad que eliminará el agua del combustible y evitará la formación de hongos.

Calidad OE

La gama de filtros de combustible y diésel Blue Print se fabrican de acuerdo con los estándares del equipo original para garantizar el flujo de combustible y la eficiencia correctos, a la vez que ofrece la máxima protección del motor y del sistema de combustible.