Borg Automotive compra Turbo Motor Inyección

Hablamos con la familia Lizarraga, fundadora de Turbo Motor Inyección.

“Se han unido dos circunstancias, por un lado, una familiar: mi padre, Jesús Lizarraga, fundador de Tubor Motor, con 82 años y dos hijas fuera de la compañía, quería asegurar el legado familiar, y por otro, el firme interés de Borg Automotive en comprar la empresa”, arranca en su explicación a La Comunidad del Taller Gorka Lizarraga, ahora director de planta de Turbo Motor Inyección, sobre los motivos de la adquisición de la compañía.

Y es que ya se ha confirmado la compra del remanufacturador español de turbocompresores, Turbo Motor Inyección, por parte de la empresa danesa de reacondicionamiento Borg Automotive, que se consolidará a lo largo del último cuatrimestre de 2020. “Borg buscaba ampliar su catálogo de producto con la incorporación de nuestros productos: durante los últimos 3, 4 años se ha producido un importante aumento de demanda de los mismos en el mercado porque los coches gasolina los están montando de forma masiva. Además, Borg también quería incrementar su presencia en los países del sur de Europa, y nosotros, que exportamos el 75% de lo que producimos, somos muy fuertes en países como Francia y Portugal”.

Una decisión estratégica con la que Lizarraga afirma estar muy satisfecho. “Estamos muy felices de formar parte de Borg, era un buen momento y una muy buena oportunidad. Por una parte da continuidad a la línea de negocio y de producto, y por otra nos va reforzar y vamos a crecer en muchos mercados europeos donde no teníamos la presencia que si tiene Borg: hay muchas posibilidades para las ventas de turbo y para la empresa”, afirma Gorka Lizarraga: “Nuestros clientes están contentos, Borg nos va a dotar de más medios y más presencia, vamos a ofrecer una gama más completa y a reforzar nuestro nivel de servicio, lo que va a repercutir muy positivamente en nuestros clientes“.

“Mi familia y yo estamos muy felices de unirnos a Borg Automotive. Creemos que Turbo Motor tendrá las mejores condiciones para un crecimiento continuo. Personalmente, también me complace que mis dos hijos sigan formando parte de la empresa. Estoy seguro de que seguirán comprometidos con la empresa y ayudarán a desarrollar su potencial”, dice el fundador de la compañía, Jesús Lizarraga.

¿Y cómo va a quedar Turbo Motor?

“Mi hermano Mikel, director de Logística, Recursos Humanos y compra de cascos, mantendrá su cargo, yo, que ejercía como CEO, me responsabilizo como director de la planta. Ambos continuamos en la dirección de Turbo Motor, pero las decisiones estratégicas también vendrán desde arriba, habrá un escalado de responsabilidad. Nuestros empleados han recibido con ilusión la noticia y tanto mi hermano como yo creemos que es una oportunidad de crecimiento y aprendizaje personal y profesional muy importante”, concluye Gorka Lizarraga.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorCómo se diagnostican los fallos en el convertidor de par
Artículo siguienteCondena al dueño de un taller por ‘marcar’ como Bosch equipos pirata

¡Suscríbete a nuestro newsletter!