Bosch apuesta por las baterías de 48 voltios

El gigante alemán busca el liderazgo en baterías de 48 voltios, por lo que ha firmado un acuerdo de cooperación a largo plazo, por el que van a desarrollar conjuntamente celdas de batería de alto rendimiento.

Con el objetivo de convertirse en líder en baterías de 48 voltios, Bosch ha firmado un acuerdo estratégico de cooperación a largo plazo con CATL (Contemporary Amperex Technology Co. Limited), uno de los principales expertos en baterías de iones de litio. A través de esta alianza, ambos socios van a desarrollar conjuntamente celdas de batería de alto rendimiento.

Según informan desde la compañía tecnológica, CATL se encargará de diseñar, desarrollar y fabricar las celdas que se utilizan en la batería de 48 voltios que desarrolla Bosch. Esta batería es el elemento central de los sistemas de propulsión híbrida de 48 voltios, cuya eficiencia hace que sean cada vez más importantes a nivel mundial. Con este acuerdo, el proveedor de tecnología y servicios está asegurando el abastecimiento de celdas de batería a largo plazo.

Tal y como expresaba Stefan Hartung, miembro del Consejo de Administración y presidente del área empresarial Mobility Solutions de Bosch, “con CATL como socio, contamos con un especialista en celdas de baterías de iones de litio. En combinación con nuestro know-how en sistemas y nuestra experiencia en la gestión de baterías, fortaleceremos nuestra posición en el mercado de 48 voltios”.

Más allá de la batería de 48 voltios

La gama de productos de Bosch para sistemas de 48 voltios no acaba en la propia batería, sino que también abarca otros componentes del sistema, como convertidores DC/DC y máquinas eléctricas. Con esta tecnología, la compañía busca adaptar todos los tipos de vehículos a los futuros requisitos de emisiones y ofrecer una hibridación asequible. De este modo, según afirman, su electrificación de 48 voltios complementa el motor de combustión con uno eléctrico alimentado por la batería de 48 voltios que, a su vez, se carga recuperando la energía empleada durante la frenada, lo que puede reducir el consumo de combustible hasta en un 15%. Tal y como asegura Hartung, “si queremos mejorar la eficiencia, no podemos permitirnos dejar que la energía de la frenada se pierda sin ser utilizada”. Asimismo, afirma que “esta hibridación de 48 voltios será el estándar mínimo en el mercado automovilístico del mañana”. Debido al crecimiento del mercado de las soluciones de 48 voltios, Bosch espera que, para el 2025, cerca del 20% de los coches nuevos que se vendan anualmente en todo el mundo, equipen un sistema de 48 voltios y su batería correspondiente. A su vez, dicen, la demanda está aumentando, especialmente en Europa y China.

Asimismo, la empresa de tecnología informa que en la última versión de la batería de 48 voltios -cuya primera generación se empezó a fabricar a finales del año pasado- la batería es compacta y se enfría de forma pasiva. Lo cual supone que los fabricantes de automóviles pueden integrarla a sus modelos sin necesidad de unidades de refrigeración adicionales. Además de poder prescindir del largo y costoso esfuerzo de un trabajo propio de ingeniería. “Estamos seguros de que nuestra batería de 48 voltios alcanzará una posición de liderazgo en el mercado y hará que el híbrido de 48 voltios sea asequible para el mercado de masas”, asegura Hartung.

Por otro lado, para Bosch, este acuerdo de cooperación supone un paso más en el camino hacia el liderazgo en el mercado de la electromovilidad.

El objetivo de la compañía de tecnología es liderar el mercado de masas de la electromovilidad que surgirá a partir de 2020. Para el año 2025, la empresa tiene previsto multiplicar sus ventas por más de diez en esta área, hasta alcanzar los cinco mil millones de euros.

Los componentes de su sistema de propulsión eléctrico están presentes en más de un millón de vehículos en todo el mundo. Asimismo, el proveedor de tecnología y servicios ha realizado proyectos de propulsión para 50 plataformas de vehículos eléctricos, y aseguran que son el líder del mercado en China.

Por último, Bosch se ha asociado con varios fabricantes de automóviles para ofrecer acceso a los conductores de vehículos eléctricos, mediante una aplicación móvil, a unos 40.000 puntos de recarga en ocho países europeos.