Bosch busca una movilidad automatizada, conectada y personalizada

Desde principios de 2018, Bosch ha logrado pedidos en electromovilidad por valor de 13.000 millones de euros.

texa patrocinado

Desde comienzos de 2018, la empresa tecnológica Bosch ha conseguido pedidos en electromovilidad por valor de aproximadamente 13.000 millones de euros, incluyendo proyectos de producción de propulsión eléctrica a batería para turismos y vehículos comerciales ligeros. Tal y como afirman desde el gigante alemán, se mantienen firmes en un entorno actual difícil. “La transformación de la movilidad conlleva desafíos, pero también oportunidades que queremos aprovechar”, afirma Volkmar Denner, presidente del Consejo de Administración de Bosch.

Por un lado, Bosch está afinando aún más tanto los sistemas convencionales de propulsión como el acelerado proceso de la electrificación. Además, la compañía está trabajando para hacer que la movilidad sea automatizada, conectada y personalizada. Para que esto ocurra, la electrónica y el software son clave. Las actividades en movilidad de la empresa emplean actualmente a unos 14.000 ingenieros de software, y la inversión anual en competencias de software asciende a 3.000 millones de euros. De este modo, asegura Denner, “Bosch está haciendo que la movilidad sea respetuosa con el clima y asequible”.

Desde motores de combustión hasta pilas de combustible

Asimismo, añadido al hecho de que la empresa busca que todas sus localizaciones en todo el mundo vayan a ser neutras en carbono a partir del próximo año, Denner asegura: “También nos estamos dedicando al desarrollo de soluciones de movilidad que no tengan un impacto apreciable en el calentamiento global y la calidad del aire”. Así, cada año, la compañía invierte unos 400 millones de euros en movilidad libre de emisiones.

En lo que respecta a la electromovilidad, Bosch tiene una huella que va desde bicicletas hasta camiones, y desde una hibridación suave de 48 voltios -acuerdo de colaboración con CATL para la producción de celdas de batería- hasta el sistema de propulsión completamente eléctrico. A principios de año, Bosch pronosticó unas ventas de 5.000 millones de euros para 2025 con componentes y sistemas de electromovilidad para turismos y vehículos comerciales ligeros. Ahora, espera superar esa cifra. “Cualquiera que sea la tecnología que genere una movilidad libre de emisiones, tenemos que lograr que el mercado la acepte. Sólo lo conseguiremos con soluciones asequibles. Si no las ofrecemos, no ayudaremos a detener el calentamiento global”, señala Denner. Con el objetivo de convertirse en el líder del mercado en electromovilidad, Bosch busca crear también un mercado de masas para las pilas de combustible y las está trasladando ya a la producción. Según Denner, “Bosch está haciendo que las propulsiones alternativas sean asequibles”.

Motores diésel y gasolina, cada vez más eficientes

No obstante, en 2030, según afirman desde el gigante alemán, las tres cuartas partes de los vehículos nuevos seguirán teniendo un motor convencional, algunos de ellos con la ayuda eléctrica de un sistema de 48 voltios o de una hibridación enchufable. Es por ello que Bosch está haciendo que tanto el motor diésel como el de gasolina sean más eficientes. Así, su progreso más reciente utiliza modificaciones en el motor y un moderno tratamiento de gases de escape para reducir las emisiones de partículas de los motores de gasolina a un nivel hasta un 70% por debajo del estándar Euro 6d, incluso bajo condiciones reales de conducción.

Asimismo, Bosch quiere minimizar las emisiones de partículas procedentes de la frenada. Los desarrollos en este campo incluyen el iDisc, que genera tan sólo el 10% del polvo de freno producido por un disco convencional, así como el sistema de frenada regenerativa, que puede reducir el polvo en más del 95% en vehículos eléctricos.

Conducción automatizada

Por otro lado, el gigante alemán está anunciando un éxito importante referente a la conducción automatizada. Prevén que este año tendrán un crecimiento del 12% y unas ventas de 2.000 millones de euros. Para los próximos niveles de conducción automatizada, Bosch invertirá 4.000 millones de euros hasta 2022.

Para el mercado asiático y estadounidense, Bosch está desarrollando actualmente sistemas de nivel 2, que les permiten a los conductores retirar las manos del volante cuando circulan por autopistas. Mientras que en Alemania, a Bosch y a Daimler se les ha otorgado recientemente la primera aprobación del mundo para un sistema de nivel 4 por el servicio de aparcamiento automatizado (‘Automated Valet Parking’) en el parking del Museo Mercedes-Benz en Stuttgart. Esta tecnología ha progresado más allá de la etapa de prototipo. Para finales de 2021, se espera que una docena de otros aparcamientos estén equipados con ella.

Movilidad personalizada

A su vez, Bosch está trabajando con tres de los nuevos actores del mercado de la movilidad: DiDi, Lyft y Uber, los tres mayores proveedores de servicios VTC. DiDi, principal proveedor chino de servicios de movilidad, está utilizando los servicios de ‘Batería en la Nube’ (‘Battery in the Cloud’) de Bosch para ayudar a aumentar la vida útil de las baterías de sus vehículos.

Tal y como afirman desde la compañía alemana, en el futuro, los proveedores de servicios de movilidad utilizarán cada vez más lanzaderas para ofrecer una movilidad personalizada bajo demanda. Para 2025, se estima que más de 2,5 millones de lanzaderas circulen por las calles de todo el mundo. De este modo, Bosch quiere ayudar a que estos proveedores ofrezcan servicios de transporte con “la máxima comodidad y seguridad”, aseguran. El chasis de dichas lanzaderas podría ser un chasis rodante, una plataforma modular lista para circular, y que sirve como base flexible para diferentes diseños de carrocería. En esta área, Bosch ha comenzado, a principios de año, una alianza con el especialista en chasis Benteler. Automobil Pininfarina será el primer cliente en usar el chasis rodante para sus propios vehículos y también actuará como distribuidor del chasis.