Bruselas propone 2050 como fecha tope para las cero emisiones ‘netas’

Cuando el proceso llegue a su fin el parque contará con más coches de hidrógeno que eléctricos.

La rama ejecutiva de la Unión Europea ha propuesto una serie de medidas que deberán llevar a los países del bloque a reducir las emisiones netas cero para 2050 (esto significa que los gases de invernadero emitidos deben ser absorbidos por los bosques o nuevas tecnologías capaces de eliminar el carbono de la atmósfera) en el conjunto de la economía de la Unión, incluido por supuesto el sector de la movilidad y los transportes.

Se trata de una serie de medidas que deberán ser votada por los países miembros, pero que no cabe duda que supone toda una declaración de intenciones respecto a los planes que desde Bruselas existen en materia de contaminación.

Así, la hoja de ruta europea incluye importantes inversiones en los vehículos alternativos a los de motor diésel y de gasolina con una preferencia hacia los de hidrógeno por delante de los eléctricos.

La estrategia de la UE se basa en informes técnicos que advierten del riesgo que tendría para el cambio climático no tomar medidas drásticas, asegurando que los vehículos de combustión interna mantendrían una cuota de mercado muy elevada en 2050, del 42%. Los vehículos eléctricos supondrían un 16%, los de biocombustible, un 36%, y los de hidrógeno, un insignificante 2%.

Con la estrategia agresiva de lograr la descarbonización en 2050, el mapa de las fuentes de energía de los vehículos cambiaría radicalmente. Por una parte, los vehículos de combustión interna mantendrían un residual 1%; mientras que el grupo más numeroso sería el de los coches impulsados por biocombustible, con un 39% del total; seguidos por los de turismos de hidrógeno, con un 32% y, a continuación; los eléctricos, con un 28%.

La propuesta de la comisión no es vinculante, pero no cabe duda de que aumenta la presión sobre los países de la UE…