Carlos G. Pozo: “El taller se las ha visto ya de todos los colores”

Con esta editorial, el director Carlos G. Pozo abre el último número del periódico La Comunidad del Taller. El 65, ya en la calle...

“Desde que entré al sector llevo escuchando la misma cantinela. Nueve años ya. Que si sobran la mitad de los talleres en España, que si son demasiados y con estructuras excesivamente pequeñas, que si las marcas amenazan su negocio, que si no hay negocio para todos, ‘que si’, ‘que si’, ‘que si’… y al principio me lo creí, lo admito. Pensaba que era cuestión de tiempo, que no sobreviviríamos.

Es un discurso común, no es difícil escucharlo, muy fácil de asumir por quienes no conocen el sector o muestran ante el taller esa superioridad que da la ignorancia. Yo era de los primeros.

Luego te acercas a la realidad y la historia cambia. No sé los años que se lleva diciendo aquello de que sobran talleres -detesto que se diga que ‘sobran’, por cierto-. Mínimo un par de décadas. Pero lo cierto es que nuestro sector tiene determinadas particularidades que impiden que esto suceda.

José Luis Bravo, presidente de la patronal de recambistas Ancera, explicaba una de ellas recientemente. En un debate que tenía lugar durante el pasado congreso digital del Grupo Serca planeó por un momento la posibilidad de que en España el modelo de distribución fuera ineficiente, en gran parte por los costes que genera el servicio que se presta a los talleres. Bravo atajaba el asunto: “Mientras en España sigan existiendo 45.000 talleres con 1,6 empleados de media, el modelo de distribución actual seguirá teniendo futuro”. Futuro y éxito: “El modelo de posventa independiente en España es diferente, seguramente adelantándose a otros mercados de su entorno. En España la cuota IAM supera el 60%, habría que ver cuál es en otros países más consolidados”. Sacaba pecho Bravo y lo hacía con toda la razón. Tendemos a ser negativos, a infravalorarnos incluso, pero esa no es la realidad. Por mucho que algunos se empeñen.

Seguro que en 2012, cuando Bravo llegó al sector proveniente del gran consumo para liderar la antigua Gecorusa (hoy ASER), también le contaron la historia de que sobran talleres… No tardaría seguramente también en darse cuenta de que la realidad es otra. Y es así en gran parte porque a la distribución le interesa que lo sea, jugando con esa cercanía con el taller como valor diferencial y barrera de entrada para posibles competidores. Pero no sólo.

Fernando López, CEO de Gipa, daba otras razones. Los talleres españoles son por norma general pequeñas empresas familiares, con una enorme flexibilidad, y una capacidad de resistencia casi sobrenatural. Empresas con veinte años de antigüedad de media, que se las han visto ya de todos los colores.

Con el coronavirus, volví a leer titulares que auguraban muchos cierres en el sector. 11.000, decían. ¡JA! De nuevo la realidad se impuso. No se ha cerrado, pero es que ni siquiera se ha despedido. Apenas un 4% de los talleres mecánicos ha tenido que prescindir de algún trabajador. Gipa quería ir un paso más allá, preguntando a los profesionales por las perspectivas de futuro para sus negocios. Y las respuestas, del 0 al 10, se situaron de media en no menos de un 7, siendo muy pocos los que ven un futuro más bien negro y muchos los que tienen plena confianza -podrán verlo en gráficas en las páginas interiores de este periódico-.

“Si un taller ha aguantado veinte años abierto es porque el nivel de resistencia que tiene es enorme. Para hacer cerrar a alguien en el sector ya tienen que darse muchas casuísticas y todas al mismo tiempo, porque aunque las cosas vayan mal el sector resiste. Y lo ha demostrado antes. En la crisis del 2008-2013 aguantamos lo que no aguantó ningún otro sector. Tiramos hacia adelante con una bajada de actividad muy importante durante muchos años. ¿Qué va a pasar? Lo que ha pasado en la historia de España con los talleres. Vamos a ver cierres -quizá un 5%-, pero también aperturas. Lo que no veremos serán cierres de miles de talleres. Sufrís muchísimo, pero aguantáis muchísimo también”. Palabras textuales del CEO de Gipa.

Habrá quien diga que vienen los eléctricos, los autónomos y los conectados. Que vengan.

No digo que no se esté sufriendo. Por supuesto, todos y mucho. Pero me gustaría que no caigamos en el derrotismo. Tampoco en infravalorar nuestra capacidad, que es muy grande.

Dentro de quince años volveré a escribir lo mismo.

Al tiempo…”

Puedes leer el periódico online en nuestro kiosko, pinchando aquí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorGanvam facilita la movilidad de enfermos y sanitarios
Artículo siguienteDescubre Recambiofacil y el poder de tu ordenador

¡Suscríbete a nuestro newsletter!