“Para las aseguradoras el fin justifica los medios”

Uno de nuestros lectores hace llegar a la redacción de La Comunidad del Taller una reflexión que considera interesante para tratar de entender el modo en que los reparadores se enfrentan a su relación con las compañías de seguro. Lo recogemos en nuestro espacio 'Cartas al director'. Se trata de un post que en origen firma Altayr, Asociación Laboral De Talleres y Recambistas de Andalucía.

“La imposición del precio de mano de obra a los talleres por parte de las aseguradoras… Recurrir al ‘precio medio de mercado’, amenazar con no recomendar tu taller o mentir a los asegurados sobre su libertad de elección son algunas de las prácticas habituales.

Es una realidad. A pesar de ello, hay quien mira hacia otro lado o, directamente, la niega. Hablamos de la imposición del precio de mano de obra a los talleres por parte de las compañías de seguros. Casualmente, siempre a la baja. Y pueden demostrarse todas y cada una de las prácticas habituales que llevan a cabo:

  • Excusarse en lo mal que está la situación y las “pérdidas” que está soportando la compañía en cuestión.
  • Cuando el taller llama a la compañía de seguros, esta alude a que es el perito quien decide el precio de mano de obra, mientras que este último argumenta que es la aseguradora la que cuenta con unos precios medios de mercado. En definitiva, marean hasta que bajes los brazos por cansancio.
  • En otras ocasiones, el perito afirma que tu precio de mano de obra es inadmisible porque la compañía no autoriza subidas, a lo que nosotros nos preguntamos: ¿acaso conoce la aseguradora los costes de cada taller como para catalogar de imposible el precio que cada uno tiene la libertad de decidir? Por si fuera poco, los modales de los peritos no siempre son exquisitos.
  • Si las tres prácticas anteriores no han surtido el efecto esperado por la compañía en cuestión y el taller se mantiene firme en su decisión de no bajar el precio de su mano de obra, el perito o tramitador de la aseguradora te amenaza sutilmente con no recomendarte a sus asegurados y derivarlos a otros talleres.
  • Las amenazas sutiles se convierten en realidad cuando la aseguradora le dice abiertamente al cliente que no puede acudir al taller que ha elegido.
  • Y la práctica más cuestionable es aquella que ataca directamente a la imagen del taller. Esa que te ha costado tanto tiempo y sudor ganarte. La compañía explica a su asegurado que no existe acuerdo comercial con el taller elegido porque es problemático, no ofrece garantías o no usa recambios originales (cuando es la propia aseguradora la que no lo permite para abaratar costes). También le aseguran que, en caso de acudir a dicho taller, primero tendrá que abonar él mismos la reparación y, más tarde, se le reembolsará, sin definir un tiempo para dicha devolución.

En resumen, las compañías de seguros intentan, en un primer momento, que el taller reduzca su precio de mano de obra. En caso de no conseguirlo, sacan el arsenal y van a por el cliente, a tratar de convencerle para que cambie su elección. Porque no hay que olvidar que estamos ante dos derechos que intentan vulnerarse: la libre elección de taller por parte del cliente y la libertad de fijar el precio de mano de obra por parte del taller.

¿Por qué llevar a cabo todas estas prácticas que, en ocasiones, rebasan la legalidad? ¿Por qué arriesgarse a amenazar, manipular o mentir? La respuesta es la de siempre: el dinero. Y, a las pruebas nos remitimos. Sí, para las aseguradoras el fin justifica los medios”.

Puedes enviar tu carta al director haciéndosela llegar directamente a su dirección de mail: cgpozo@lacomunidaddeltaller.es. 

2 Comentarios

  1. Esta muy bien dicho , es la realidad y va a peor. Pero hay un dato mucho mas importante, en el parece que pasa a un segundo plano ,la verdadera culpa,no la tienen las compañias, si no los “compañeros ” que trabajan para esas compañias…….. para ello hay un refran español , que explica muy bien esto,” muerto el perro se acabo la rabia” y yo por viejo , puedo decir que esto existio una vez en el pais vasco , donde todos de la mano ,a principio de año se indicaba la mano de obra y los peritos y aseguradoras aceptaban o negociaban contigo , no existian ni colaboradores ni cosas parecidas, cada uno se buscaba sus clientes por el mismo, no bajandose los pantalones y fin de la pelicula. Ahora cada uno va por libre . Aunque hay una pequeña luz al final del tunel que se llama Atreve y no es publicidad , porque yo todavia no estoy con ellos , pero comparto sus ideas.La union hace la fuerza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorNEXUS HD incorpora a EUROPART a su red
Artículo siguienteMás de cien talleres ilegales en Vizcaya…

¡Suscríbete a nuestro newsletter!