¿Cómo aumentar la rentabilidad del taller?

En el portal ‘Talleres Originales’ de TRW, se exponen ocho formas para poder reducir costes y realizar una mejor gestión económica.

El hecho de que los talleres estén ocupados todos los días y siempre tengan coches en sus rampas, no significa que estos sean tan rentables como podrían serlo. Al igual que los presupuestos familiares, el presupuesto del centro de reparación puede salirse de control… Por ello, TRW propone una lista de ocho medidas con las que se pueden ahorrar costes y, a su vez, aumentar, la rentabilidad del taller.

  1. Programación

Hay que asegurarse de que el horario permita el suficiente tiempo para que el trabajo en los vehículos se lleve a cabo a fondo, siguiendo la labor realizada anteriormente y calculando la cantidad de reparaciones que los mecánicos pueden realizar en un día, y después programarlos según corresponda. Si hay demasiado trabajo reservado, los errores pueden surgir y el taller se puede encontrar con clientes descontentos, lo que significa que el trabajo durará el doble de lo que debería haber sido.

  1. Inspección de vehículos

Sería conveniente agregar un poco de tiempo a cada reserva para que el mecánico pueda inspeccionar cada vehículo en busca de problemas adicionales. Si se encuentra alguno, se puede presentar las conclusiones a los clientes que a menudo darán el visto bueno para hacer la reparación en el momento. En general, los clientes no sentirán que están ‘comprando’ un servicio innecesario, especialmente si se ha establecido una reputación buena y confiable, y con frecuencia siente que hacer la reparación adicional allí les ahorrará dinero y tiempo a largo plazo. Es más fácil agregar trabajo adicional cuando ya se tiene el vehículo en la rampa, lo que resulta en una buena forma de aumentar la rentabilidad y así todos los involucrados se beneficien.

  1. Desenchufar los electrodomésticos

Según Energy Star, hasta el 75% de la electricidad utilizada es de los dispositivos que no se están usando. Hay que desenchufar los que no estén en uso y asegurarse de que todos los equipos estén apagados al salir del taller.

  1. Utilizar productos de calidad OEM

Conviene buscar productos OEM de la mejor calidad que sean comparables a los originales. La instalación rápida y eficiente de las piezas de mejor calidad mantendrá a los clientes satisfechos y ayudará a establecer una reputación de calidad para el centro de reparación.

  1. Comprar fuentes de alimentación

Un coste enorme para un taller es la electricidad. Hoy en día, la fuente de alimentación es un mercado competitivo, de modo que es una buena idea revisar los costes y contrastar precios en un sitio de comparación de internet.

  1. Publicidad propia

Con un poco de tiempo y sin coste, se puede aumentar la rentabilidad al impulsar tu taller en las redes sociales. Publicar en las redes sociales es una excelente manera de mantener a los clientes comprometidos con el taller y recordarles que pueden venir cuando necesiten un servicio o si tienen un problema persistente con su vehículo. Al crear una presencia en las redes sociales casual y atractiva, el taller estará desarrollando una relación cotidiana con sus clientes.

  1. Pensar en los negocios de los alrededores

Podría ser de gran ayuda acercarse a las empresas locales para promover los servicios que ofrece el taller. Se podría promocionar ante una audiencia cautiva de personas que trabajan en la zona, para quienes sería muy conveniente ir al trabajo, dejar su vehículo durante el día y regresar a casa con la reparación ya realizada. Asimismo, el taller podría ofrecerles un descuento de introducción a nuevos clientes, o incluso un descuento continuo a las empresas locales, que puede ser suficiente para que se comprometan a largo plazo con el centro.

  1. Diversificar

Por último, el taller podría considerar la posibilidad de ofrecer servicios de reparación de gama alta, como la restauración de automóviles clásicos, o diferenciarse de sus competidores al liderar el camino en el servicio de vehículos híbridos y eléctricos. En los próximos años verás un número cada vez mayor de ellos llegando a tu garaje. El mundo de la automoción está cambiando, y los vehículos eléctricos han venido para quedarse, por lo que es conveniente aprovechar esa oportunidad para aumentar la rentabilidad del taller.