¿Cómo bajar rápidamente la temperatura del coche?

Color detail with the air conditioning button inside a car

Uno de los factores más incómodos del calor durante el verano es sentir que estamos en un horno cuando entramos en un coche que ha permanecido mucho tiempo bajo el sol, llegando a veces a no ser sólo incómodo sino peligroso, teniendo en cuenta que el habitáculo de un coche durante los meses de más calor puede alcanzar temperaturas de más de 60 grados.

Las temperaturas tan elevadas representan un riesgo para la saludo, como ya lo demostró el chef israelí Haim Cohen al cocinar una pizza dentro de un vehículo para demostrar por qué nunca debemos dejar a los niños en el interior de un vehículo parado al sol.

Para evitar esto lo primero que debemos hacer es colocar un parasol sobre la luna delantera, algo que ayudara a reducir la temperatura en 11 grados.

Además esta simple acción ayudara a proteger el salpicadero de deformaciones. Cuando la temperatura exterior alcanza los 35º C y pasados 42 minutos se ha podido medir una temperatura de 72,8º C sobre esta superficie. El efecto de una temperatura tan elevada al contacto con la piel puede conllevar graves daños en la piel en tan solo unos segundos, además de mareos o problemas más serios. Para ello lo ideal sería complementarlo con el tintado de los cristales traseros, que reduce la entrada de rayos ultravioletas en el vehículo.

Si aún después de adoptar estas medidas su vehículo sigue sofocantemente caliente, existen algunos sencillos trucos que le ayudaran a reducir la temperatura de su vehículo rápidamente, sin necesidad de encender el aire acondicionado.

  1. Abrir la ventanilla del copiloto y hacer de abanico con la del conductor. Al mover rápida y repetidamente la puerta, empujaremos el aire caliente fuera del vehículo en cuestión de segundos.
  2. Bajar las ventanillas, aún con el aire acondicionado encendido. Ya que el aire acondicionado suele tardar cinco minutos en funcionar a pleno rendimiento, por ello es mejor bajar las ventanillas durante los primeros minutos de la marcha, ya que ayudará a renovar el aire del interior de forma mucho más rápida que esperar a que actúe la climatización.
  3. Dejar las ventanillas bajadas durante el estacionamiento. Ayudará a que el aire circule. De otra manera, estará ‘atrapado’ en el habitáculo mientras se calienta por el efecto lupa de los cristales.
  4. Elegir un vehículo de color claro, y evitar los tapizados oscuros. Según un estudio del RACC, los coches negros alcanzan en verano 17º más que en el blanco, siendo las temperaturas alcanzadas de 80º en el negro por 63º en el blanco. Además, otros estudios aseveran que el color de la tapicería tiene aún más efecto sobre la temperatura que el color exterior, por lo que evita también las tapicerías oscuras.
  5. Usar el ventilador del coche. Antes de hacer uso del aire acondicionado, se recomienda sacar el aire caliente de los conductos de refrigeración del vehículo usando el ventilador del coche durante un minuto. Haciendo esto, permitirá un mejor funcionamiento del aire acondicionado, a la vez que alarga la vida útil del mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorEl reelegido presidente de Femete apuesta por medidas sociales
Artículo siguienteLas matriculaciones aumentan un 2,5% en julio gracias al canal empresa

¡Suscríbete a nuestro newsletter!