¿Cómo detectar que está fallando una válvula EGR?

En este artículo, el portal web Highmotor.com explica cómo identificar un fallo en la válvula EGR y qué hacer para evitar problemas con esta.

El fallo en la válvula EGR no es sencillo de detectar ni se percibe rápidamente. La mayoría de válvulas no son capaces de hacer un autodiagnosis para detectar fallos en el mismo, como sí ocurre con la batería o el nivel de aceite del motor, del que avisa el panel de control de cualquier vehículo.

Por este motivo, el sitio web Highmotor.com recomienda comprobar si se dan algunos de estos síntomas en el mal funcionamiento de esta válvula:

  • Muestra problemas en el arranque.
  • Da tirones al acelerar.
  • Se ha incrementado el nivel de consumo de combustible.
  • El motor se ahoga.
  • Ha disminuido su potencia.
  • Se produce un exceso de humos.
  • Realiza ruidos extraños y desconocidos.

Hay que tener presente que los problemas en la válvula EGR son más frecuentes en motores diésel que en gasolina porque generan más carbonilla que se adhiere a las paredes de la válvula y a los colectores de admisión. ¿El resultado? El vehículo reduce sus prestaciones poco a poco.

Qué hacer para evitar problemas con la válvula EGR

Para poder limpiar y eliminar la carbonilla del motor del coche, se pueden seguir una serie de consejos que ayudarán bastante a reducir el humo negro expulsado por el tubo de escape.

Antes de nada es aconsejable circular durante unos minutos de manera normal para que el motor llegue a su estado óptimo de funcionamiento. Después hay que revolucionarlo a unas 3.000 ó 3.500 rpm, para que los gases de escape salgan con la suficiente fuerza como para limpiar el interior de carbonilla. Para ello lo mejor es circular por la autovía durante unos cinco o diez minutos.

A esa velocidad entrará suficiente aire en el radiador para no darle un calentón innecesario al ir tan alto de revoluciones. Es bueno hacer esto de forma periódica una vez al mes, por ejemplo, y más aún si el coche circula normalmente por ciudad.

Uno de los primeros beneficios que se notan con esta operación es que el coche circulará más suelto y más alegre. Además, también se notará que el consumo de combustible será inferior.