Cómo fortalecer el negocio del taller

TRW analiza las maneras con las que el gerente de un taller puede obtener el mejor rendimiento de su equipo.

El éxito de un taller —en realidad el éxito de cualquier empresa— se basa en una fuerza laboral eficiente y motivada. Asimismo, los negocios poco rentables generalmente no han logrado maximizar el potencial de sus recursos humanos. De este modo, TRW proporciona seis maneras con las que un gerente de taller puede obtener el mejor rendimiento de su equipo.

-Saber escuchar

El gerente tiene que escuchar a su equipo del taller. Asimismo, deber tener en cuenta sus ideas, aunque no pueda ponerlas todas en práctica. A menudo se dice que los mejores recursos son los humanos, de manera que se debe prestar atención a la visión y las ideas de su equipo. Y mientras más tiempo trabaje cada miembro del equipo con el gerente, mejor conocerá el negocio y es probable que sus ideas sean cada vez mejores. Hay que hacer todo lo posible para que el equipo se sienta cómodo y pueda formular sus ideas y expresar sus sentimientos en un entorno receptivo. Si sus ideas se apartan algunas veces de los objetivos, el gerente debe recordarles los fines y metas que persigue la organización y no sólo se sentirán escuchados y valorados, sino que además estarán mejor preparados para contribuir.

-Empoderar al equipo

Cuando surjan buenas ideas, el gerente del taller debe empoderar al equipo para que dirija las iniciativas que resultan de ellas. Los empleados a los que se les da confianza y responsabilidad generalmente se sienten más felices y trabajan con más empeño, y están mucho más motivados cuando sienten que contribuyen al éxito del negocio y que se reconoce su aportación.

-Nunca dejar de ofrecer coaching

Toda buena empresa invierte tiempo y dinero en sus equipos. Se tiene que proporcionar a los miembros del equipo oportunidades para que adquieran nuevas habilidades que los preparen para el futuro. Esto es especialmente importante en el negocio de los talleres ahora que los vehículos eléctricos e híbridos han pasado a formar parte de la vida cotidiana, y que resulta necesario continuar formándose para mantener la rentabilidad en el mundo automovilístico del futuro.

-Recompensar y reconocer

El trabajo bien hecho debe reconocerse. El gerente tiene que reconocer no sólo los ejemplos de un trabajo excelente realizado por miembros de su equipo, sino también su comportamiento; un empleado en el que siempre se puede confiar porque siempre presta un buen servicio a los clientes y apoya a sus compañeros establece un excelente ejemplo en el negocio y contribuye a la eficiencia del taller.

-Crear confianza y respeto

Se debe predicar con el ejemplo, pues los equipos trabajan mejor cuando piensan que están siguiendo a un líder que merece su confianza y respeto. El gerente tiene que ganarse la confianza y el respeto de los miembros de su equipo y darles ánimo para aunar esfuerzos en tiempos difíciles, así como inspirarles a adoptar los mismos valores, lo que es beneficioso para la empresa porque cuando no esté presente, el equipo trabajará armoniosamente y cooperará en un entorno de diálogo abierto.

-Juntarse con el equipo

Para mejorar el espíritu de equipo y el rendimiento, el gerente debe contribuir a que todos se conozcan mejor, por ejemplo, organizando una reunión para todos los empleados del taller al menos una vez del año, a ser posible más frecuentemente. La interacción social entre los miembros del grupo fortalece los lazos entre las personas. Los eventos sociales convierten a los compañeros en amigos y a las empresas en equipos, y se dará cuenta de que debido a que sus empleados se preocupan unos por otros, se esforzarán más por ayudar a los demás en la mayor medida posible en el taller, lo que los beneficiará a ellos mismos, al gerente, a los clientes y a la empresa.