Cómo llevar a cabo una adecuada revisión de los neumáticos

Presión, dibujo, paralelo y rueda de repuesto son los principales elementos que se deben revisar.

La época estival conlleva vacaciones y, con ellas, desplazamientos por carretera. Bajo este contexto, es de vital importancia revisar los neumáticos antes de coger el coche y poner rumbo al destino escogido. Por este motivo, desde la Comisión de Fabricantes de Neumáticos -que agrupa a las principales empresas del sector a nivel nacional -Bridgestone, Continental, Goodyear, Michelin y Pirelli- hacen hincapié en la necesidad de concienciar sobre este aspecto y así evitar posibles problemas.

Según datos de la DGT se prevén aproximadamente 16 millones de desplazamientos para estos meses de verano. Por ello, la Comisión aconseja comprobar siempre antes de viajar la presión y el dibujo del neumático. Asimismo, recomienda acudir a un especialista para comprobar el equilibrado y el paralelo. Además de asegurarse de que, en caso de que el vehículo la equipe, la rueda de repuesto esté en perfecto estado.

Presión de la rueda

Tal y como informa la comisión, controlar la presión (siempre con los neumáticos en frío) es indispensable para lograr las mejores prestaciones del vehículo, más aún en los meses de verano, cuando la temperatura del asfalto es mucho mayor. Hay que tener en cuenta que la presión idónea va en función de cada vehículo, pero también influyen otros factores como el número de pasajeros, la velocidad media o el equipaje. Por eso siempre es aconsejable circular con la presión recomendada por el fabricante para cada circunstancia.

Dibujo y desgaste

Durante estos meses, el calor puede hacer que el asfalto alcance unas temperaturas de hasta 70ºC, lo que supone que el desgaste de la superficie sea considerablemente mayor al que se produce en otras épocas del año.

Por su parte, cualquier vehículo que circule con una profundidad del dibujo inferior a 1,6 mm, además de carecer de las garantías de seguridad necesarias, legalmente no está habilitado para transitar por la carretera.

Equilibrado y paralelo

A su vez, circular con el paralelo del vehículo en mal estado acelera el desgaste de los neumáticos sin que en muchos casos el conductor se percate. Puede tener consecuencias tales como: genera un desgaste irregular; las frenadas son menos efectivas; la suspensión se ve afectada, lo que termina suponiendo un gasto extra en reparaciones; genera un mayor ruido de rodadura; también aumenta las vibraciones, lo que disminuye el confort.

Rueda de repuesto

En caso de que el vehículo cuente con rueda de repuesto, la Comisión de Fabricantes de Neumáticos aconseja tenerla a punto en todo momento y comprobar su estado periódicamente.

Asimismo, recuerda que, a través de la Etiqueta Europea del Neumático, los usuarios pueden conocer valores como la eficiencia, la adherencia o el ruido realizado por las cubiertas. De esta forma, cuando llegue el momento de cambiarlas, se podrán escoger las que más se adecúen a las necesidades concretas del vehículo.