¿Cómo prevenir el deterioro de la tapicería del coche tras las vacaciones?

El salitre, la arena, el calor y el polvo provocan un deterioro importante en la tapicería del vehículo. Por ello, el especialista en limpieza de vehículos Alvato Luxury Detailing proporciona diversos consejos para evitar que se deteriore la tapicería tras la época vacacional.

Fuente: Motor.es

Tras las vacaciones de verano, hay que hacer un repaso al vehículo. Pero no sólo en lo referente al cuidado exterior, sino también del interior. Y es que, tal y como advierte Alvato, no sólo la carrocería sufre los efectos de los elementos externos asociados al verano, sino que la tapicería es una de las partes más delicadas que hay que cuidar.

Uno de los efectos que puede sufrir la tapicería está vinculado con la situación clásica de salir de la playa o de la piscina y sentarse con el bañador húmedo en el coche, lo cual puede resultar peligroso, además de la cantidad de polvo y arena que se introduce en el habitáculo. Y es que, ante esa situación, el salitre, la sal que va unida a la humedad del agua del mar forma cercos blancos potencialmente dañinos para las telas y pieles de la tapicería del automóvil.

Asimismo, el cloro de la piscina y otros compuestos que también llevan sus aguas dejan un olor muy característico en el interior, a la vez que pueden deteriorar la superficie del tejido.

Pero no sólo. Además, la arena y el polvo pueden manchar y esconderse en cualquier rincón de la tapicería, así como, en tapicerías delicadas, el roce de los granos de arena de mayor tamaño pueden llegar a rayar e incluso romper la superficie, según explican desde Alvato.

Limpieza a fondo y medidas de protección y recuperación

En este sentido, con el objetivo de evitar el deterioro que estos elementos pueden provocar en el interior del coche, Alvato Luxury Detailing recomienda realizar una limpieza a fondo de este lo antes posible, a la vez que aconsejan emplear medidas especiales de protección y recuperación.

A su vez, recomiendan el uso de productos especialmente indicados para el cuidado del interior del vehículo, en particular para tapicerías, para aplicarlo después de la limpieza con el fin, explican, de darle una capa de protección frente a la humedad, el polvo y otros agentes externos. De este modo, se evita la adherencia de humedades y de partículas no deseadas.

También hacen hincapié en la importancia de hidratar el cuero no sólo en verano sino durante todo el año: “El sol, el agua y la arena resecan la superficie de este material y se abren unas grietas que pueden terminar en rotura, por ello es mejor hidratar que el coste que supone cambiarla”, señalan.

Pero no sólo hay que ocuparse de los que se ve de las tapicerías, también es fundamental encargarse del relleno de los asientos, por ejemplo, que se llena de suciedad filtrada. Por tanto, “es conveniente utilizar máquinas especiales que expulsan vapor, producto y líquido por un lado y aspiran con mucha potencia por el otro haciendo desaparecer esa ‘basura’ microscópica oculta bajo la tela”, matiza Alvato.