¿Cómo puede el taller asesorar mejor a sus clientes?

Desde ‘Elige calidad, Elige confianza’ -iniciativa formada por fabricantes de componentes de primer nivel- ponen a disposición de los talleres una guía con la que pueden asesorar y concienciar a sus clientes acerca de saber percibir y detectar las señales que el coche da sobre su estado técnico.

Con el objetivo de que el conductor sea consciente de las señales que da su vehículo sobre su estado técnico -avisos de que algún componente empieza a fallar-, así como de las consecuencias que puede tener el no hacer caso de esas señales, ‘Elige calidad, elige confianza’ (ECEC) pone a disposición de los talleres una guía con la que pueden asesorar y concienciar a sus clientes acerca de la importancia de saber identificar y atender a los avisos que da el vehículo sobre algo que puede estar comenzando a fallar. Un hecho que puede, en primer lugar, comprometer la seguridad vial y, en segundo término, afectar al funcionamiento de otros componentes o del conjunto del vehículo, suponiendo una avería que afectará a la vida útil del mismo.

Asimismo, esta guía -disponible en formato ebook analiza lo importante que es el correcto funcionamiento de cada componente y las consecuencias que puede tener su mal estado técnico, además de incluir sugerencias y recomendaciones respecto a su mantenimiento, haciendo incidencia en la importancia de escoger componentes de calidad. De esta manera, desde la iniciativa quieren que los talleres compartan este material con sus clientes para concienciarles acerca de la importancia de prestar atención a los ‘toques’ que da su coche sobre la necesidad de revisar su estado técnico. Algunos de los avisos a los que deben estar atentos los conductores, según la guía de ECEC, son los siguientes:

-Sensación de cierta pérdida de control del vehículo. Si durante la conducción, el automovilista siente que no tiene el control del automóvil, lo más probable es que el sistema de suspensión no se encuentre en buen estado. “Este sistema, formado por los amortiguadores y los muelles, actuando entre el chasis y las ruedas, se encarga de absorber las irregularidades del terreno permitiendo el control del vehículo, lo que otorga al conductor la capacidad de frenar, pasar por baches, dar la vuelta, cambiar de dirección o esquivar de manera repentina, en el momento exacto y de modo oportuno”, explican desde ‘Elige calidad, Elige confianza’.

Además, continúan, “un sistema de suspensión en mal estado también afecta a la frenada, aumentando hasta un 35% la distancia de frenado” ya que, al frenar, por la inercia de la marcha y el peso del vehículo, unos amortiguadores desgastados no estabilizan la carrocería. Esto, señalan, “provocará que la parte trasera se levante, evitando el contacto de los neumáticos traseros con la carretera, produciendo una disminución de la tracción y el control, lo que ocasiona que la distancia de frenado sea mayor”.

-Vibración o giro del volante en una recta. Si durante la conducción, al soltar el volante en una recta, el conductor nota que gira hacia un lado o que vibra, es una clara indicación de que el sistema de dirección necesita una revisión urgente. Y es que se trata de un elemento de seguridad esencial ya que su función es orientar las ruedas para que el vehículo tome la trayectoria deseada con sólo mover el volante.

Otras señales que resalta ECEC para alertar al automovilista sobre un posible inadecuado estado del sistema de dirección son ruido excesivo al circular en una zona de baches; conducción molesta, temblorosa, con sacudidas; rebotes excesivos; o llantas desgatadas de forma dispar.

-Golpes secos, traqueteos, chirridos, aumento del consumo, etc. Golpes secos, traqueteos, chirridos, aumento del consumo de combustible, fugas de agua o pérdida del rendimiento térmico del motor son indicios de que algo está ocurriendo con el kit de distribución, lo que, según ECEC, puede llegar a generar una avería grave en el motor, lo que a su vez podría terminar con la vida útil del vehículo.

“El kit de distribución lo componen la correa, los rodillos, las poleas, los tensores y, dependiendo del fabricante, también, bomba de agua. Su función es sincronizar el movimiento entre el árbol de levas y el eje motor o cigüeñal, es decir, entre pistones y válvulas. Es importante la correcta y perfecta sincronización entre ambas partes para el correcto funcionamiento del mismo y evitar así una avería grave del motor”, explica la iniciativa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorBosch allana el camino para un transporte climáticamente neutro
Artículo siguienteLa actividad de los talleres de la zona sur de Madrid cae un 40%

¡Suscríbete a nuestro newsletter!