Cómo reparar la caja de cambios automática

En este artículo de Blog Ruta 401 de Loctite Teroson se explica cómo y cuándo reparar la caja de cambios automática.

Antes, las cajas de cambio automáticas, o pilotadas, se montaban exclusivamente en coches de gama alta, pero hoy esta práctica se extiende a cualquier tipo de vehículo, por eso, cada vez nos encontramos en el taller más demanda de reparación de estos sistemas cuando el vehículo está fuera de garantía. El blog Ruta 401 de Loctite Teroson analiza cuáles pueden ser las averías de una caja de cambios automática y cómo se reparan.

¿Qué pasa cuando el vehículo está fuera de garantía?

Si la caja de cambios falla y el coche está fuera de garantía oficial podemos buscar varias opciones diferentes. La primera de ellas es ir al concesionario, donde darán al cliente la opción de sustituirla por una de intercambio o de reconstruirla. Esta opción es muy costosa, por lo que el cliente buscará previsiblemente una opción más económica.

Por eso, la segunda alternativa es buscar un cambio en el desguace. Esta opción hay que descartarla en un 99% de los casos, ya que hay diferencias claras entre las cajas y los vehículos donde van a ir montadas que hacen que la operación resulte imposible.

La tercera opción es buscar a un profesional que repare la caja igual que se haría con un motor, pero es un tipo de profesional que no abunda mucho. Una vez que el vehículo ha caído en manos adecuadas, el proceso de reparación de la caja de cambios pasa por:

¿Cuáles pueden ser las averías de una caja de cambios?

Cabe destacar que antes de desmontar la caja del vehículo el profesional debe haber efectuado un diagnóstico exhaustivo de la avería. Esto es así porque alrededor de un 50% de las averías en las cajas de cambio automáticas están fuera, por lo tanto es un dato que hay que valorar para evitar reparar una caja a la que no le pasa nada.

Otro alto porcentaje de averías son causadas por la falta de mantenimiento de los cambios automáticos, ya que no tenemos cultura de cambio automático y existe la creencia de que el aceite que lleva el cambio es para siempre. Pensemos en algo: ¿si cambiamos el aceite del motor, por qué no cambiamos el de la caja de cambios automática?

¿Cómo se repara una caja de cambios automática?

Una vez que lo diagnosticamos y que estamos seguros de que tenemos un problema en la caja de cambios podemos empezar a abrirla. Cuando abrimos la caja de cambios automática y vemos los residuos, ferricha y el color y olor del aceite empezamos a hacernos una idea del alcance de los daños.

El proceso de reparación consiste en abrir la caja de cambios completamente para hacer un diagnóstico minucioso de cada pieza, sustituyendo todas las juntas, segmentos, filtros, discos de embrague, etc. y limpiando y comprobando cada pieza dura que podemos mantener sin sustituirla. Este proceso es comparable a un trabajo de relojero y se utilizan utillajes y herramientas de medición muy específicas para garantizar unas tolerancias y galgados exactos.

Cuando lleguemos al convertidor de par y al cuerpo de válvulas seguiremos el mismo proceso. El convertidor se abre completamente y se sustituyen las partes de desgaste internas respetando las duras después de haber comprobado su integridad.

El cuerpo de válvulas será desmontado y descontaminado efectuando las pruebas de estanqueidad recomendadas por el fabricante y sustituyendo juntas tóricas, muelles y los solenoides que estén comportándose de manera errónea.

Una vez efectuadas las tres comprobaciones de estos tres componentes empezamos el ensamblaje respetando pares de apriete, ajustes y galgados marcados por el fabricante. En este punto de la reparación a veces son necesarios selladores y formadores de juntas.

Cuando tenemos ensamblada y cerrada la caja de cambios habrá que comprobar en un banco de pruebas las presiones y funcionamiento de la caja al igual que se ha hecho con el convertidor y cuerpo de válvulas. Si todo está bien, el siguiente paso es montar el cambio en el vehículo, llenar de ATF marcado por el fabricante y hacer los ajustes básicos requeridos para la adaptación del cambio al vehículo.