¿Cómo sustituir el compresor del aire acondicionado?

Cerca de tres minutos en los que de manera sencilla y práctica Lausan y Webasto-Diavia se explican los pasos a seguir para efectuar un correcto sustitución del compresor del aire acondicionado. El primer paso será recuperar el líquido refrigerante que hay en el circuito. Para ello, usaremos una estación RRVC adecuada.

A continuación, y siguiendo las instrucciones del fabricante, realizaremos la sustitución del compresor retirando previamente aquellos elementos que nos impiden el acceso. También la correa de servicios y los tubos de refrigerante. Finalmente, extraeremos el compresor. Atención: Siempre que se sustituye este elemento por una rotura, será necesario reemplazar el filtro deshidratador por uno nuevo. Además, se limpiará o sustituirá la válvula de expansión en función del tipo de válvula instalada en el vehículo.

No olvidemos que antes de instalar el nuevo compresor, es importante determinar qué causa llevó a su rotura para poder subsanarla y evitar así que vuelva a reproducirse.

Paso a paso

Para la limpieza del circuito colocaremos los útiles especiales en el filtro, válvula de expansión y en las mangueras de alta y baja del compresor de aire acondicionado. Finalmente, empleando una estación de RRVC adecuada, realizaremos la limpieza del circuito siguiendo los pasos del indicador. El proceso de montaje del compresor y del resto de componentes lo llevaremos a cabo siguiendo el proceso inverso al desmontaje.

Terminaremos la reparación realizando la carga de refrigerante con la estación RRVC.

Primero, realizaremos el vaciado del circuito y, posteriormente, introduciremos la cantidad correcta de refrigerante indicada por el fabricante junto con el aceite correspondiente. Debemos tener presente que el compresor ya tiene una cantidad de aceite que se debe restar del total a introducir. Así evitaremos exceder la cantidad recomendada.

Finalmente, empleando los manometros de presión de la estación RRVC comprobaremos que las presiones de trabajo son las adecuadas. Mediante un termómetro colocado en los aireadores verificaremos que enfrían correctamente.