Concedidos los primeros ERTEs por fuerza mayor a los talleres…

"A cuentagotas, pero ya se están concediendo los primeros ERTEs por fuerza mayor a los talleres". De esta manera le explicaba Nuria Álvarez, directora de Comunicación de la patronal de talleres Conepa a La Comunidad del Taller, cuál está siendo el avance en relación a los expedientes temporales reclamados por las empresas del sector.

EFE/Enric Fontcuberta

“Las Administraciones están colapsadas, todo va muy lento, pero todos los días vamos teniendo buenas noticias en este sentido”, explicaba Álvarez, que aseguraba sin embargo que la situación en cada provincia es diferente: “Hay algunas como Burgos en las que todo está siendo más rápido y otras, como Madrid y Barcelona, en las que apenas se están teniendo noticias y las que llegan no son todo lo positivas que nos gustaría”.

Unas negativas por parte de la Administración a estos ERTEs por fuerza mayor que a menudo tienen que ver con los argumentos esgrimidos o con la escasa documentación incluida en estos informes. Es muy importante resaltar que el hecho de ser percibidos los talleres como servicios esenciales en el RD de estado de alarma, no significa que la fuerza mayor se esté denegando.

¿Qué se debe alegar? Falta o escasez de suministros, descenso acusado de la facturación (superior al 95% en algunos casos), requerimiento de cierre del negocio por parte de las autoridades competentes (en numerosas localidades la Policía y la Guardia Civil se personó en los negocios para ordenar la clausura de las instalaciones) y, cuando se ha dado el caso, contagio de la enfermedad entre los miembros de las plantillas. Más allá de los argumentos, que pueden ser más o menos comunes en todos los talleres, “deben incluirse las cifras y las circunstancias concretas de cada negocio”, añade Álvarez.

Aquellos que han recibido una respuesta negativa pueden en cualquier caso volver a enviarlo una segunda vez.

Preguntada por si existen más ERTEs concedidos a aquellas empresas que los presentaron cuando se produjo el aluvión de peticiones, la respuesta de Álvarez es negativa: “Es cierto que hubo un momento en que se dijo que los primeros que presentaron estos expedientes recibían una respuesta negativa, mientras que aquellas empresas que lo hicieron más tarde, cuando la Administración se vio prácticamente bloqueada por el aluvión de peticiones, estaban recibiendo el ‘sí’ por la vía directa o por la del silencio positivo. Pero no es cierto. Muchas de las confirmaciones que estamos recibiendo ahora son ERTEs presentados durante los primeros días. Las denegaciones que se están obteniendo suelen tener que ver con una mala documentación o argumentación del expediente”.

En cualquier caso, se confirme o se deniegue, la Administración se guarda un plazo de cuatro años para revisar si convenía o no en cada caso el ERTE por fuerza mayor. Algo que, dicho sea de paso, no deja demasiado tranquilo a ningún empresario del sector. Sea como fuere, y aunque sea a cuentagotas, que la Administración esté observando en los ERTE de los talleres una causa de fuerza mayor, es sin duda una gran noticia a día de hoy…

3 Comentarios

  1. Y si tienes abierto, y los coches no pueden circular, ni las personas salir a la calle, como co… vamos a tener trabajo, entonces cierro y a mí ¿el ERTE me lo conceden? O como soy pobre cuanto antes me dé mejor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorEl 90% de los talleres asturianos cierra
Artículo siguienteSerca se abre a todo el mercado

¡Suscríbete a nuestro newsletter!