De gasolina a autogás, ¿el cambio que interesa a los talleres?

En el último año, la matriculación de este tipo de vehículos se multiplicó por cuatro respecto a 2017, cerrando el ejercicio 2018 con casi 20.000 matriculaciones.

El autogás está ganando fuerza como combustible y Repsol, petrolera que lidera la comercialización y la distribución de este carburante en España, se ha dado cuenta. Por este motivo, la compañía energética está dando la mano a los talleres con el objetivo de incentivar que haya cada vez más vehículos de gasolina que realicen el cambio a autogás.

De este modo, tal y como explican fuentes de la empresa, se trata de “una alternativa viable para quienes se han comprado hace poco un coche de gasolina; por supuesto que el eléctrico tiene que seguir desarrollándose, pero esto es ahora una alternativa real”.

Como se hacía eco la versión online de La Comunidad del Taller hace unas semanas, Repsol firmaba una alianza con Confortauto para que 150 de sus talleres incorporasen a sus servicios el proceso de adaptación de sus automóviles. Cifra que, esperan, alcance más de la mitad de los talleres de la compañía (con un total de 750) a finales de año.

Así, este es el primer acuerdo de Repsol con una cadena de este tipo para seguir impulsando el cambio a este combustible, que cuesta, de media, unos 1.200 euros. Según la Asociación Española de Gas Licuado (GasLicuado), se recupera vía ahorro debido a que el combustible es un 40% más barato. A cambio, la petrolera ofrece 250 euros en carburante a los particulares que adapten sus vehículos a autogás y un producto de financiación a un año cuyos intereses corren a cargo de la compañía.

Por el momento, según el diario digital elespanol.com, Repsol está negociando con diversas marcas que tienen una amplia red de talleres para que puedan hacer adaptaciones a autogás.

El GLP, cada vez más popular

Esta iniciativa de la petrolera viene motivada por el interés que muestran cada vez más conductores por el GLP –gas licuado (propano, butano y autogás)-, sobre todo debido a que el autogás –el GLP empleado como carburante para vehículos a motor- proporciona la etiqueta ECO de la DGT, lo que permite, entre otras cosas, a los vehículos circular en escenarios de restricciones medioambientales.

Actualmente en España existen aproximadamente 80.000 vehículos propulsados por autogás, lo que supone cerca de un 1,5% del parque automovilístico. El año 2018 cerró con casi 20.000 matriculaciones, lo que significa que la venta de este tipo de vehículos se multiplicó por cuatro respecto a 2017. Durante el primer cuatrimestre de 2019, se han adaptado 2.530 vehículos, casi el triple que en el mismo periodo de 2018, según los cálculos de Repsol, que cuenta con 400 puntos de suministro situados en diferentes estaciones de servicio.

En total, en España existe una red de repostado de más de 600 estaciones. Hace seis años, eran sólo 40.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir en Facebook

Compartir
Artículo anteriorRecambios Arín-Sytrans celebra el aniversario de Dipart
Artículo siguienteDenuncian a un taller ilegal en Lanzarote

¡Suscríbete a nuestro newsletter!