Desarticulada una banda dedicada al robo de catalizadores

catalizadorDurante un tiempo parecía una plaga. Muchos clientes llegaban al taller (nosotros al menos conocemos numerosos casos) sin catalizador. Cuando se les explicaba lo que sucedía, que su robo era de lo más rentable para los ‘cacos’, los usuarios se quedaban a cuadros.

Pues bien, una banda que se dedicaba al robo de estos componentes ha sido desarticulada. Hay cinco personas detenidas, cuatro varones y una mujer, de edades comprendidas entre los 28 y los 40 años, todos de nacionalidad búlgara. Se les imputan los supuestos delitos de pertenencia a organización criminal y robos con fuerza.

La Guardia Civil ha realizado cuatro registros en diferentes domicilios en la localidad valenciana de Sagunto y otro más en una nave industrial ubicada en el municipio, también valenciano, de Quartell. Los detenidos llevaban a cabo esta actividad en diversos puntos de la geografía: Valencia, Teruel, Zaragoza, Alicante, Castellón, Murcia, Albacete, Segovia… llegando a actuar también en Francia (en Perpiñán).

En los registros, los agentes han intervenido miles de catalizadores, seis vehículos, 26.000 euros en metálico, tres diamantes, 36 joyas, trece relojes, tres radiales portátiles y cuatro cortatubos.

Se les atribuye la comisión de 69 sustracciones de estas piezas y se investiga ya su participación en otras 200. El delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Moragues, ha dado los detalles de la operación en una rueda de prensa esta misma mañana, según informa Europa Press.

¿Por qué?
El objetivo del robo de catalizadores era conseguir el platino, rodio y paladio del que están compuestos, para lo que trituraban los filtros de cerámica hasta convertirlos en polvo.

Después, por medio de un proceso químico, separaban estos tres metales preciosos. Se está investigando si estaban siendo comercializados en otros países de la Unión Europea o si los vendían a empresas de nuestro país.

Un miembro del grupo, que se dedicaba a la actividad del reciclaje, presuntamente se aprovechada de la legalidad de este negocio para camuflar la compraventa de los catalizadores. La operación, que ha sido desarrollada de forma conjunta por las Comandancias de la Guardia Civil de Valencia, Teruel y Zaragoza, ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción número 5 de Llíria (Valencia).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorAdine y ERM (correduría de seguros) firman un acuerdo de colaboración
Artículo siguiente¿Cómo el taller puede hacerse fuerte frente a las aseguradoras? Quizá así…

¡Suscríbete a nuestro newsletter!