Desarticulan una red por robo y venta ilegal de vehículos

La Guardia Civil ha detenido a 40 personas consideradas responsables de la sustracción de 118 coches en España.

Ha sido desarticulada una organización internacional que se dedicaba a la sustracción y venta ilegal de vehículos entre España y varios países europeos. La Guardia Civil ha detenido a 40 personas, ocho de ellas en Francia, consideradas responsables del robo de 118 vehículos en España.

Tal y como se hace eco Europa Press, los detenidos, de distintas nacionalidades, llegaron a obtener más de 4,5 millones de euros de beneficios gracias a la comercialización de los automóviles sustraídos.

La investigación dio comienzo a principios del año pasado, cuando la Guardia Civil detectó una ITV ubicada en Madrid donde varios usuarios estaban utilizando documentaciones de vehículos robadas en Alemania.

Según informa la agencia de noticias, los vehículos eran expuestos en concesionarios españoles, en compraventas franceses y en Internet con un precio de venta inferior al de mercado.

En total, se han inspeccionado dos estaciones de ITV en Madrid, cuatro talleres y tres concesionarios en Madrid y Toledo, donde se vendían vehículos robados con los elementos falsificados, simulando proceder del extranjero.

Los supuestos autores actuaban principalmente en áreas residenciales y empresariales de Madrid. De esta forma, con el propósito de estudiar la rutina de su propietario, en ocasiones colocaban un GPS en el vehículo, para después poder robarlo de nuevo si era recuperado por la Guardia Civil.

Utilizaban ‘modus operandi’ distintos

Por un lado, una rama de la red criminal utilizaba dos grúas de asistencia en carretera para simular una asistencia real mientras robaba los automóviles seleccionados. Luego los trasladaban a una finca privada de Torrejón de Velasco (Madrid) donde falsificaban todos sus elementos y marcas de seguridad.

Por otro lado, la banda alquilaba coches de la marca y modelo escogidos, los trasladaba a diferentes países europeos y allí dejaba pasar el plazo de entrega para matricularlos con documentación robada de otros vehículos con las mismas características.

Por último, los detenidos cambiaban la titularidad de los vehículos sustraídos. Para ello solicitaban informes a la DGT a través de una gestoría online de la provincia de Málaga, y por menos de 10 euros que cuesta cada informe, la banda conseguía todos los datos necesarios para falsificar la documentación.

Así, tras intercambiar la matrícula y el bastidor de los coches robados por los de los legales, permitían la circulación de dos vehículos distintos con los datos de uno solo. Esto motivó que los legítimos propietarios recibiesen denuncias de tráfico procedentes de provincias donde no habían estado.

Asimismo, la banda empleaba documentación de vehículos de Alemania o Suecia con el objetivo de adjudicarla a automóviles sustraídos en España e introducirlos a la legalidad a través de la ITV. Con un informe favorable, los registraban administrativamente como procedente de esos países, cuando nunca habían salido de España.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here