Dos formas diferentes de hacer frente al NOx en el motor diésel

Aunque son sólo una parte de los gases contaminantes en los motores de combustión…

NEXT

NEXT es el departamento de Grupo Serca que aúna los servicios de gestión, formación y consultoría para sus redes de talleres, SPG y Profesional Plus. Uno de sus departamentos es Sercaula, enfocado en la formación, donde se realizan no sólo formaciones dirigidas a los talleres sino que también los socios reciben diversos cursos especializados. En este caso es Alfonso Ramírez, técnico formador miembro del departamento NEXT Sercaula, quien habla sobre dos maneras distintas de hacer frente al NOx en el motor diésel.

Con la norma anticontaminación Euro 6 en la que se rebajaban más de la mitad de la cantidad de emisiones de NOx permitidas en la anterior norma anticontaminación Euro 5, los fabricantes de vehículos a motor han optado, por ejemplo, por el sistema SCR u otras técnicas como la doble EGR. Se puede decir que un sistema trabaja para reducir la producción de los NOx y otro para reducir estos una vez se han producido.

Sistema SCR

Compuesto de un depósito de urea en el que se alberga una bomba, una válvula inversora, un acumulador, un sensor de presión, un sensor de temperatura, unos calentadores y el aforador. Generalmente, en caso de fallo de alguno de estos componentes, la solución es cambiar todo el conjunto, operación con unos costes elevados para el usuario.

Fuera de este conjunto, el sistema de SCR consta de uno o dos sensores de NOx: uno mide la cantidad de NOx en los gases de escape, mientras que el segundo se encarga de verificar que todo el sistema funciona correctamente. Otro elemento del sistema de SCR es el catalizador DeNOx.

Resumiendo, una vez generados los NOx en el motor diésel, el sistema de SCR reduce la cantidad de NOx por la reacción química de la urea (AdBlue) en el catalizador DeNOX cuando dicha solución es inyectada en el escape.

Recirculación de gases de escape de baja presión o EGR fría

Por otro lado, otra técnica para rebajar las emisiones de NOx y con ello cumplir la norma anticontaminación Euro 6 ha sido la adopción de una doble recirculación de los gases de escape. Este sistema trata de generar los menos NOx posibles durante la combustión del motor.

Aparte de la conocida EGR de alta presión, ahora se suma una nueva EGR de baja presión o EGR fría. La principal diferencia entre una y otra es el lugar donde se extraen los gases en la línea de escape y el lugar donde estos gases se introducen en la admisión.

Para que este sistema tenga la eficacia deseada se ha tenido que montar una nueva mariposa en la línea de escape con el fin de aumentar la presión.

La incógnita de la Euro 7

Dos formas diferentes de tratar los NOx, pero ¿qué nos encontraremos cuando la norma anticontaminación Euro 7 entre en vigor?

Renault, uno de los fabricantes que ha adoptado la doble EGR, asegura tener ya un motor preparado para la norma de anticontaminación Euro 7. Conocido internamente como “R9N”, el nuevo bloque de 1.7 litros dCi contará con una cilindrada de 1.698 centímetros cúbicos, doble EGR, mayor presión de inyección, un intercooler aire agua y… un sistema de SCR con AdBlue (conjunto depósito, catalizador DeNOX, etc).

Son dos ejemplos del tratamiento de los NOx.

Desgraciadamente los NOx son sólo una parte, aunque muy importante por sus consecuencias, de los gases contaminantes de los motores térmicos.