El buen mantenimiento de los neumáticos ayuda a reducir las emisiones CO2

Cuidando los neumáticos y manteniéndolos a una presión correcta se puede alargar su vida útil reduciendo su desgaste, el consumo de combustible y las emisiones de CO2.

Con motivo de la celebración del ‘Día internacional del Medioambiente’, la red de talleres mecánicos Confortauto propone cómo reducir la contaminación y alargar la vida de los neumáticos mediante el correcto mantenimiento de sus presiones. El objetivo que pretenden es cambiar los hábitos del conductor actual para, a su vez, disminuir el consumo de combustible y las emisiones de CO2, y así minimizar lo máximo posible su huella de carbono -conocida como “la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por efecto directo o indirecto de un individuo, organización, evento o producto”, que se mide en masa de CO2 equivalente-.

En este caso, el impacto medioambiental del neumático ocurre durante las tres etapas de su vida: fabricación, uso y reciclado. Para disminuir su huella de carbono, los esfuerzos deben ir enfocados a todas ellas, pero sobre todo a la etapa de uso, o sea, la vida útil del neumático.

Si todos fuéramos a una…

Desde la red de talleres afirman que la mayor parte de las emisiones derivadas del propio neumático se deben a su uso y a la resistencia a la rodadura. Así, cuanto menor sea la resistencia, menor será su impacto medioambiental. No obstante, para poder reducirse, la resistencia a la rodadura tiene que contar con otros aspectos como la seguridad (distancia de frenado, adherencia en seco y mojado…) y la durabilidad, y mantener un equilibrio óptimo entre ellos.

A su vez, si no se circula a la presión recomendada por los fabricantes, la resistencia aumenta. Mientras que si por el contrario se circula a la presión aconsejada, se puede reducir el consumo de combustible hasta un 3,3% y, en consecuencia, alargar su vida útil. Y como al final todo es una cadena: si todos los conductores de España, llevasen la presión correcta en sus neumáticos, esto supondría una reducción anual de más de 1.320 millones de litros de combustible y más de 2 millones de toneladas de emisiones de CO2.

Finalmente, Confortauto recomienda revisar las presiones quincenalmente, de este modo, se disminuye la contaminación, se ahorra y se aumenta la seguridad en carretera.