El dueño de un taller, acusado de amañar un accidente

La fiscalía, junto con Línea Directa, reclama dos años de prisión para cada uno de los implicados.

El dueño de un taller multimarca de Ourense (Galicia) ha sido acusado por el fiscal y la aseguradora Línea Directa de amañar un accidente en junio de 2013 con el propósito de cobrar una póliza. Al presunto autor de los hechos se le acusa de falsedad en documento mercantil y tentativa de estafa.

Según recoge el medio digital La Región, por el momento, el proceso ha quedado suspendido debido a que el principal testigo de la acusación no compareció en el juicio. A su vez, existe un segundo inculpado quien, según las acusaciones, ayudó al primero a preparar el accidente y forzar la reparación de un Peugeot de un cliente que protestaba porque su vehículo no había quedado bien arreglado en su establecimiento en 2012.

Según la acusación, el dueño del taller planificó una colisión por alcance con ayuda del segundo acusado, que fue quien prestó su Audi Q7 para el ‘accidente’. Asimismo, la fiscalía asegura que el propietario del turismo no sabía nada del accidente, aunque en el parte amistoso aparece su firma.

Tal y como se hace eco el medio digital, la denuncia partió de Línea Directa, ante la que el dueño del establecimiento haciéndose pasar por el propietario del vehículo reclamó 3.280 euros, el dinero que costó la reparación en otro taller. La compañía de seguros afirma que “los daños que reflejan ambos vehículos no se corresponden con la intensidad ni ubicación de golpe que se declara”.

Por un lado, la fiscalía reclama dos años de cárcel para cada uno de los acusados y multa de nueve meses (10 euros al día). Por su parte, Línea Directa solicita tres años para el dueño del taller multimarca y dos para el propietario del Audi. Ambos aseguran que el accidente ocurrió y que no fue fingido.