Axalta vende su espectofotómetro número 50.000

Desde la compañía especialista en repintado afirman que este dispositivo inalámbrico “se conecta al sistema de gestión del color para aumentar la productividad del taller”.

«La venta del espectrofotómetro número 50.000 a nivel global resalta la importancia que los talleres conceden a una identificación rápida y precisa del color». Con estas palabras respondía Joe McDougall, presidente de Global Refinish y EMEA (Europa, Oriente Medio y África) de Axalta, a Frank Wagner, presidente de BYK-Gardner, cuando este último le presentaba un espectrofotómetro de edición limitada para conmemorar este logro, durante la Cumbre Mundial IBIS 2018, celebrada en Múnich (Alemania).

Desde Axalta, compañía especialista en repintado, aseguran que los espectrofotómetros son «una manera más efectiva y rápida de identificar la tonalidad de color exacta». Además, afirman que este dispositivo inalámbrico «se conecta al sistema de gestión del color para aumentar la productividad del taller».

Con motivo de la celebración de la venta de su espectrofotómetro número 50.000, BYK-Gardner, proveedor de aditivos e instrumentos, desarrolló un espectrofotómetro de edición limitada, pintado en el color de Axalta para automoción 2018, el StarLite.

«Más rápido, más pequeño y más preciso»

Durante la presentación del primer espectrofotómetro conmemorativo, Joe McDougall comentó que esta clase de dispositivos y su tecnología patentada han sido diseñadas «para identificar el color de la pintura de forma precisa, eficiente y fiable, cada día en el taller«. Además, afirma que cuando se combina con el programa de gestión del color, «realmente nos permiten mantener nuestro compromiso con los clientes para hacer la transición de una identificación tradicional del color a un proceso totalmente digital de gestión del color». El presidente de Global Refinish de Axalta también aseguró que «este pequeño dispositivo de avanzada tecnología demuestra nuestro compromiso de proporcionar a los clientes una tecnología innovadora para el ajuste del color».

El presidente de BYK-Gardner, Frank Wagner, asegura que los pintores tienen en cuenta las herramientas que les ayudan a realizar su trabajo: «la importancia de la identificación digital del color queda de manifiesto con el hecho de que tantos talleres se hayan dado cuenta de los beneficios que aportan estos dispositivos«. Además afirma que, desde BYK-Gardner se sienten «orgullosos de ofrecer esta solución para el mercado del repintado con un socio como Axalta» y que esperan que continúe creciendo.

Desde 1994

Axalta afirma que fue una de las primeras compañías de pintura que empezó a ofrecer a los talleres de repintado un dispositivo digital de medición del color y el programa de software correspondiente.

En 2005, la compañía especialista en repintado se asoció con BYK-Gardner con el objetivo de crear una nueva generación de espectrofotómetros – con el primer dispositivo portátil que medía el color desde tras ángulos y usaba diodos emisores de luz-. En el año 2011 empezó a ofrecer a los talleres el dispositivo para medir el color y el efecto de la pintura. Hoy en día, los espectrofotómetros son más pequeños, inalámbricos y más precisos. Además, según Axalta, proporcionan funciones adicionales como pantalla táctil, Wifi o una estación de carga inteligente.

Cada una de las tres marcas globales de pintura de Axalta dispone de su propio espectrofotómetro: el ChromaVision Pro Mini de Cromax®, el Color Dialog Phoenix de Spies Hecker y el Genius iQ de Standox.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorLos desguaces: las piezas deben ser reutilizadas por ley
Artículo siguienteRecalvi y el Celta de Vigo firman una colaboración ‘de primera’

¡Suscríbete a nuestro newsletter!