El futuro, un poco más cerca con Lizarte ON!

Con el objetivo de potenciar aquellos productos que incorporan un componente eléctrico/electrónico, el refabricante navarro ha creado una marca específica para destacarlos y diferenciarlos dentro de su oferta.

Lizarte es una empresa con más de cuarenta años de actividad dedicada a la reconstrucción de componentes. Entre su gama de productos, la familia estrella son las direcciones asistidas y las bombas de asistencia. Desde que la empresa navarra comenzara a trabajar en la refabricación de este tipo de componentes, la tecnología en las direcciones y en los sistemas de dirección ha evolucionado de forma considerable. Así, actualmente, son en numerosas ocasiones productos que incorporan componentes electrónicos para conectarse con el resto del vehículo y para facilitar la conducción. Por eso, y para potenciar aquellos productos que incorporan un componente eléctrico/electrónico, Lizarte decidió crear una marca específica para destacarlos y diferenciarlos dentro de su oferta.

De este modo nacía Lizarte ON!: una marca joven que engloba todas las categorías de producto de Lizarte que incorporan electrónica, como las direcciones asistidas eléctricas, las bombas de asistencia electro-hidráulicas y las columnas de dirección, productos que están llamados a ser el futuro núcleo de negocio de la empresa navarra.

Lizarte vuelca toda su experiencia en el desarrollo de una nueva marca con la que pretenden diferenciarse aportando además un importante valor a todos sus clientes.

¿Qué aporta Lizarte a este tipo de productos bajo la marca Lizarte ON?

  1. Un departamento de I + D centrado en desarrollar nuevas referencias y proporcionar nuevas soluciones en esta categoría de productos. Actualmente Lizarte dispone de una oferta que cubre más de 4.500 modelos de vehículos del parque automovilístico en Europa.
  2. Un servicio posventa especializado para poder atender en el momento todas aquellas incidencias que surjan, tanto averías como asesoramiento en la integración de sus productos en los vehículos.
  3. Registro de todos los códigos DTC’s (códigos de problemas de diagnóstico), es decir, una biblioteca de errores típicos ligados al montaje de productos que se integran con el sistema inteligente del vehículo.
  4. Un alto conocimiento del estado del arte referente a las últimas tecnologías que afectan a nuestros productos (protocolos de comunicación CAN BUS, FlexRay, etc.).
Melett

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorIADA presenta el refrigerante del grupo VAG: G12EVO para aftermarket
Artículo siguienteGrupo Cartés tiene soluciones que reducen costes en vehículo industrial

¡Suscríbete a nuestro newsletter!