El gas se postula como alternativa al eléctrico

El futuro será eléctrico, pero no sólo. Si la semana pasada hablábamos de la pila de hidrógeno como opción al coche eléctrico (vía que están explorando Audi, Hyundai o Kia), hoy lo hacemos del gas natural. Durante el VII congreso de Gasnam, celebrado los días 10 y 11 de abril en Madrid, se ha reivindicado como energía alternativa, eficiente, limpia, económica y actualmente disponible para fomentar la movilidad sostenible.

texa patrocinado

 

 

 

 

 

 

 

 

“Es una solución real y ecológica para la movilidad actual”, destacaba Francisco López, presidente de Gasnam, durante la inauguración del congreso, “y ayuda al cumplimento de las exigencia europeas en materia de reducción de emisiones… El gas natural  y renovable es la energía limpia del futuro y ya se nota en nuestras carreteras con 15.000 vehículos de gas natural matriculados, 150 ‘gasineras’ y subiendo, de las cuales se espera cerrar el año con 100 públicas. Es responsabilidad de la Administración fomentar esta fuente de energía”.

Precisamente el secretario de Estado de Energía, José Dominguez, intervenía apoyando el GNL (Gas Natural Licuado) y GNC (Gas Natural Comprimido) como combustibles alternativos necesarios para cumplir con las exigencias europeas y llevar a cabo una descarbonización ordenada e inclusiva con todos los sectores. “Se debe implementar la utilización de gases renovables para combatir los gases invernadero”.

Postura compartida por el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, afirmando que en el nuevo modelo anticontaminación, el gas natural y, sobre todo, el gas renovable, como el biometano, juegan un papel clave. “El gas natural renovable es economía circular por definición, fomenta el desarrollo rural, no es contaminante y las reservas están garantizadas”.

“El transporte terrestre es responsable del 20% de los gases de efecto invernadero, y como parte del problema, debemos también ser parte de la solución”, continuaba Mathias Caribaum, vicepresidente ejecutivo de Scania, asegurando que para cumplir el objetivo 2050 para conseguir un parque libre de emisiones contaminantes, se deberá duplicar la velocidad  en la reducción de las mismas “y las soluciones eléctricas ayudarán, pero no serán la única fuente de energía alternativa. En Scania el 5% de nuestras ventas son de gas y ese porcentaje deberá incrementarse”.

“¿Y qué coche me compro yo ahora?”

“¿Qué coche me compro yo ahora?  Es la pregunta del millón dada la incertidumbre actual a la hora de adquirir un nuevo vehículo, retrasando la intención de compra y, por ende, fomentando el envejecimiento del parque incrementando el número de coche viejos, los más contaminantes”, argumentaba el director de movilidad sostenible de Seat, Ramón Calderón.

“En base a los estudios más optimistas que manejamos, en 2030 un 40% de los coches serán eléctricos, lo que deja un 60% de vehículos de combustión en los que el gas natural tendrá mucho que decir: es ecológico, fácil de usar, más económico que cualquier otra fuente de energía, es una tecnología madura (hay 25 millones de vehículos impulsados por gas en todo el mundo) y está disponible como alternativa sostenible permitiendo atajar el problema de las emisiones desde ya, no hay que esperar como con el eléctrico y es igual de eficiente”. “Además, los coches impulsados por gas natural renovable en su ciclo total de vida, contaminan menos que un eléctrico que utiliza electricidad renovable”.

En esta línea, Calderón aseguró que Seat ha multiplicado por 3 las ventas de este tipo de vehículos habiendo hecho este año una importante apuesta para pasar de 95 unidades producidas al días a 250. “Es una alternativa real y actual, aunque falta mejorar la infraestructura de ‘gasineras’ y concienciar al mercado”, concluye.

“Se nos acaba el tiempo”

Sobre la urgencia de fomentar este tipo de energías alternativas habló el europarlamentario y ponente de la directiva de Energías Renovables, José Blanco. “El cambio climático conlleva unas pérdidas de 12.000 millones de euros sólo en Europa, y la contaminación del aire ha contribuido a la muerte prematura de 400.000 personas en nuestro continente. Se nos acaba el tiempo, nos queda una década para que el cambio no sea irreversible”, decía abogando por  proteger jurídicamente el consumo de energía alternativa para atraer la inversión, viendo la transición ecológica ordena e inclusiva de todos los sectores industriales como una oportunidad para España. “No dejaremos a ningún sector atrás, la transición es económicamente viable y beneficiosa para todos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here