El mensaje que Bosch ha lanzado a sus talleres

Bosch acaba de dar un golpe sobre la mesa al presentar una nueva estrategia durante la quinta convención ibérica de su red de talleres. Sus pretensiones son claras y pasan por poner la tecnología al servicio del taller para fidelizar a sus clientes, mejorando su satisfacción y experiencia.

Bosch quiere mostrar su capacidad para preparar a su red para competir con el canal marquista, ofreciéndole la posibilidad de afrontar con éxito la movilidad del futuro mediante un paquete de soluciones –pensado para convertir al taller en un ‘smart taller’-  con el que cierra el circulo: desde la captación del cliente hasta la entrega del coche, pasando por los procesos de gestión y reparación. Y lo más importante: esto será una realidad completa en el primer trimestre de 2019.

Tal y como ya adelantamos en esta noticia del eventoMiguel Ángel Gavilanes, Channel Marketing manager de Robert Bosch de la division Automotive Aftermarket para España y Portugal, y Sinforiano Gallo, director de Márketing de la division Automotive Aftermarket para España y Portugal, fueron los encargados de comunicar la nueva estrategia de la compañía: un innovador paquete de soluciones que dan respuesta a las necesidades del taller desde la captación del cliente hasta la entrega del vehículo, incluyendo la gestión del presupuesto y la cita, la diagnosis, la comunicación bidireccional taller-distribuidor y taller-conductor, la reparación, la formación, la gestión de datos y la fidelización del cliente.

Para ello, Bosch cuenta con nuevas soluciones como la plataforma online dirigida al cliente MiBoschCarService, que permite localizar el taller más cercano, además de facilitar la gestión del presupuesto y la cita o realizar un diagnóstico aproximado previo. Otra de estas soluciones es el nuevo sistema BoschCarServiceConnect, una herramienta que se entrega de forma gratuita al cliente y consiste en un dispositivo telemático fácil de instalar; un conector OBD ligado a una app que permite la conexión entre el taller BCS y su cliente. Cuando el conector detecta un problema la aplicación avisa al cliente y le permite ponerse en contacto con el taller para pedir cita o solicitar asistencia en carretera.

El recién desarrollado programa de gestión interna de recambios y pedidos, reparación y entrega de vehículos también es una novedad. Pero no sólo, Bosch también ha renovado su sistema de software Esitronic 2.0, que permite a los talleres optimizar los procedimientos de reparación y diagnosis. La compañía también cuenta con el ‘Connected Repair’ (‘Core’) un software capaz de conectar los equipos de diagnosis de Bosch, así como de otros fabricantes, que se encuentren disponibles en el taller y así poner a disposición de los diferentes equipos todos los datos del vehículo.

Bosch conecta el mundo digital con el mundo real

“El futuro más inmediato va a ser híbrido, conectado y autónomo. Los servicios cogen más fuerza y el cliente será el centro del negocio”, expresaba Marian Luño, directora de la división Automotive Aftermarket España y Portugal de Bosch. El parque móvil va a crecer un 8,9% en Portugal y un 6,6% en España, aseguraban desde Bosch, y se va a polarizar, coexistiendo coches cada vez más nuevos con otros más envejecidos. Además, el diésel no va a desaparecer y el futuro será sobre todo híbrido, conectado y autónomo. De hecho, Bosch aprovechó para anunciar que lanzará, próximamente, una flota de taxis autónomos: “el primer coche autónomo que entre en un taller será un taxi”. Toda una declaración de intenciones.

Por: Irene Díaz y Esther G. del Río