El nuevo aditivo de Motul para evitar anomalías irreparables en el motor…

    Para dar respuesta a las necesidades de los motores gasolina de inyección directa, la compañía de lubricantes presenta un nuevo aditivo para el sistema de combustión del vehículo que, dicen, puede desintegrar la suciedad acumulada en el sistema, a la vez que reducir el consumo de combustible y las emisiones de CO2 y NO2.

    Con el objetivo de limpiar los inyectores de los motores gasolina de inyección directa y así evitar anomalías irreparables en su funcionamiento, Motul ha desarrollado un nuevo aditivo, el GDI Clean, para el sistema de combustión del automóvil, capaz, según explican, de desintegrar la suciedad acumulada en el sistema, así como de reducir el consumo de combustible y las emisiones de CO2 y NO2.

    Con esta nueva incorporación, la marca francesa suma uno más a sus cuatro aditivos ya existentes para el sistema de combustión: Motul Fuel System Clean y Valve & Injector Clean para motres de gasolina y Diesel System Clean y DPF Clean para motores diésel.

    Dado que los motores gasolina con sistemas de inyección directa -pese a ser muy económicos y ofrecer unas emisiones muy bajas- acumulan muy rápidamente la suciedad y los depósitos en las boquillas de los inyectores, esto hace que se obstruyan los orificios de los mismos provocando que la ECU (unidad de control del motor) realice cálculos de dosificación de manera errónea, lo que resulta en un consumo excesivo y unas emisiones de gases elevadas.

    Llegando a la conclusión de que estos motores necesitan una protección extra para funcionar adecuadamente, Motul ha desarrollado el GDI Clean, aditivo que, dicen, limpia el sistema de combustión de los motores de inyección directa, además de eliminar la contaminación producida durante el funcionamiento en todo el sistema de combustible, desde el tanque hasta las cámaras de combustión.

    En palabras de Ferran Carreras, director general de Motul Ibérica: “Con este lanzamiento Motul muestra su firme apuesta por ofrecer productos adaptados a las necesidades actuales de los motores de los automóviles. Además, desde la compañía estamos trabajando en una permanente innovación para garantizar que nuestros lubricantes se ajusten a los más altos niveles de exigencia anticipándonos a los requerimientos de los OEMs”.

    Evitar anomalías en los motores de inyección directa

    Por otro lado, anomalías como la pérdida de potencia, picado de bielas o LSPI, alto consumo de combustible y ralentí irregular, pueden ser resultado de la falta de limpieza, factores que pueden causar el rechazo en el control de emisiones de la ITV…

    En este sentido, como señalan desde la compañía, GDI Clean mantiene las buenas prestaciones originales a través de una “perfecta limpieza”, garantizando “un funcionamiento óptimo y un rendimiento al máximo nivel”. Asimismo, afirman que es capaz de desintegrar la suciedad acumulada en el sistema, “disolviéndola y homogeneizándola con el combustible”. También evita que se bloqueen los filtros de gasolina degradada, retornando al filtro su función principal de retener partículas de mayor tamaño.

    Además, Motul incide en que este nuevo aditivo reduce el consumo de combustible, mejora el rendimiento del motor y minimiza las emisiones de CO2 y NO2, aumenta la compresión, prolonga considerablemente la vida útil del sistema de combustible y del catalizador y protege de manera eficaz la bomba de alta presión evitando así la formación y acumulación de películas en las válvulas de admisión y en las cámaras de combustión mediante el sistema de recirculación de gases.

    Por su parte, Motul recomienda añadir el GDI Clean, con el depósito lleno, cada seis meses, si se quiere llevar a cabo un mantenimiento preventivo. Mientras que, para un tratamiento curativo, aconseja añadir GDI Clean, con el depósito a medio llenar, cada 20.000 km o bien antes de pasar la ITV.