El rendimiento de los eléctricos se ve afectado por las bajas temperaturas

Según un estudio de la Asociación Americana del Automóvil, una temperatura de 6,7 grados bajo cero puede reducir la autonomía de las baterías hasta un 40%.

texa patrocinado

Y es que a los vehículos eléctricos aún les queda mucho camino por recorrer… Son todavía vehículos incipientes de los que se desconocen muchos aspectos, sobre todo los relacionados con sus defectos que, en algunos casos, pueden ser causa de averías que los profesionales de los talleres deberían conocer.

Así, la sensibilidad al frío es uno de los inconvenientes de las baterías de este tipo de automóviles. Según un estudio elaborado por la Asociación Americana del Automóvil (AAA, American Automobile Association, por sus siglas en inglés), las temperaturas extremadamente bajas pueden provocar que la autonomía de la batería de un coche eléctrico disminuya hasta en un 40%.

La cantidad de frío, sí que importa

Durante el estudio, la asociación americana testó cinco modelos – BMW i3s, Chevrolet Bolt, Nissan Leaf, Tesla Model S 75D y Volkswagen e-Golf -, todos ellos con una autonomía de al menos 160 km/carga, a temperaturas de -6,7°C y 35°C.

Las pruebas a estos cinco modelos se realizaron sobre un dinamómetro, para poder llevar a cabo con todos ellos el mismo recorrido virtual y en condiciones de temperaturas controladas. Primeramente, según el informe de la asociación americana, la temperatura se estableció en 24ºC (temperatura óptima de funcionamiento de la batería). Para después, realizar la misma prueba a baja temperatura (-6,7ºC), y a alta temperatura (35ºC).

Los resultados del estudio revelan que las temperaturas bajas tienen un mayor impacto sobre el rendimiento de la batería – a -6,7ºC, la autonomía disminuyó de media el 12%, y un 41% cuando se ponía la calefacción – que las temperaturas más elevadas (a 35ºC, la autonomía se reducía sólo el 4%, y un 17%, si se encendía el aire acondicionado).

Asimismo, el informe de la AAA señala que la pérdida de autonomía es mayor si se realizan habitualmente viajes cortos. ¿Por qué? Porque cuando la cabina y el compartimento de la batería alcanzan la temperatura deseada, ya no necesitan tanta energía para climatizarse.

Por tanto, la asociación americana concluye que los coches eléctricos se pueden usar en climas extremos siempre y cuando se planee el viaje teniendo en cuenta esta circunstancia. Así lo expresa el director de ingeniería de automóviles de la AAA, Greg Brannon: “Mientras entiendan que existen limitaciones al operar vehículos eléctricos en climas extremos, de manera que es menos probable que les pille desprevenidos un descenso en la autonomía”.

La Asociación Americana del Automóvil recomienda a los propietarios que calienten o enfríen sus coches mientras están conectados a la red eléctrica recargando sus baterías. La mayor parte de ellos tienen a su disposición una aplicación para móvil que permite encender la calefacción de forma remota cuando está conectado e incluso programar el encendido a una hora determinada del día.