El sector asegurador podría ser el más afectado por la llegada del vehículo autónomo

Según apunta BBVA Research, el sector asegurador podría ser el más afectado por la llegada del coche autónomo. Concretamente, BBVA Research estima que podría perder hasta un tercio de sus primas en Europa en el 2025 -unos 35.000 millones de euros- por la reducción del número de accidentes y también por la decisión tomada por algunos de los grandes constructores de autoasegurar sus vehículos. Los estudios más pesimistas prevén que el sector podría perder hasta el 90% de su negocio.

En cuanto al impacto, tal y como asegura La Vanguardia, a corto plazo dependerá de la rapidez con que se extienda el uso del vehículo autónomo. En este sentido, Juan Ramón García, economista en la unidad de España y Portugal de BBVA Research, asegura que el 53% de los conductores europeos considera adquirir un automóvil autónomo en el futuro, frente al 73% de los estadounidenses que declara sentir temor ante la posibilidad de utilizarlo.

Concretamente en España, donde la renovación del parque automovilístico se ha visto frenada por la crisis, el 54% de los conductores manifiesta interés en el vehículo autónomo, pero tan sólo el 13% planea comprar uno.

Por otra parte, según el estudio, en el 2025 el 86% de los desplazamientos se realizarán con vehículos autónomos en Europa a causa de la automatización masiva de la empresas de transporte.

En caso de que los particulares asumiesen la automatización, los nuevos vehículos llevarían a cabo más del 96% de los viajes en seis años. En dicha tesitura, los ingresos por primas del sector podrían bajar hasta el 90% a largo plazo.

Autoasegurarse, la opción de los constructores

El primer impacto del coche autónomo será reducir los accidentes: se estima que el 90% son causados por errores humanos, por lo que la automatización de los vehículos evitaría hasta el 95% de los siniestros actuales. De este modo, el vehículo autónomo trasladará la responsabilidad del accidente al fabricante, quién podría optar por no contratar seguro alguno, ya que por tratarse de sus propios productos serán quienes mejor conocerán sus riesgos, y optar por autoasegurarse. Esta es la opción que ya han anunciado grandes firmas como Volvo, Mercedes o Google.

Los sectores beneficiados

Como no podía ser de otro modo, el vehículo autónomo no sólo tendrá impacto en el sector de las aseguradoras. También lo tendrá en otros sectores como el de la electrónica, la informática, el hardware o el software. En estos casos el impacto será positivo: la llegada del coche autónomo les hará facturar entre 85.000 y 175.000 millones de euros adicionales en 2025.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir en Facebook

Compartir
Artículo anteriorAsí se mantiene un eléctrico
Artículo siguienteLos eléctricos e híbridos dominarán el mercado

¡Suscríbete a nuestro newsletter!