Bosch ya está autorizado para implantar su tecnología de aparcamiento automatizado

Bosch y Daimler han conseguido el permiso de la administración regional de Stuttgart para implantar su servicio de aparcamiento automatizado.

texa patrocinado

El servicio de aparcamiento automatizado de Bosch y Daimler muy pronto será una realidad. Y es que ambas empresas han obtenido la aprobación de las autoridades competentes para implantarlo en el aparcamiento del Museo Mercedes-Benz de Stuttgart…

Bosch y Daimler han desarrollado un servicio de aparcamiento automatizado accesible a través de una aplicación de smartphone que no requiere de conductor por motivos de seguridad. Conducir hasta el párking, bajar del coche y enviarlo después a una plaza de aparcamiento tocando la pantalla de un smartphone. Esa es la idea.

Y ahora, gracias a la aprobación de las autoridades alemanas, será “la primera función de aparcamiento SAE Level 4 sin conductor, totalmente automatizada del mundo y aprobada oficialmente para uso diario”, según el gigante alemán.

Un hito en el camino hacia la conducción automatizada

Recibir esta autorización supone haber alcanzado “un hito en el camino hacia la conducción automatizada”, en opinión de Bosch y Daimler.

De hecho, según Michael Hafner, director de tecnologías de conducción y conducción automatizada de Daimler AG, la luz verde recibida no sólo supone un hito sino que, incluso, “sienta un precedente para en el futuro, para obtener la aprobación del servicio de aparcamiento en los parkings de todo el mundo”, allanando el camino para que el párking automatizado comience su producción en serie.

¿Cómo funciona?

A través de sensores y otras tecnologías. Los sensores vigilan el pasillo de acceso y sus alrededores, proporcionando la información necesaria para guiar el vehículo. Por otra parte, la tecnología del coche convierte los comandos de la infraestructura en maniobras de conducción. De esta manera, los coches pueden incluso subir y bajar rampas para moverse entre las plantas del aparcamiento. Si los sensores de infraestructura detectan un obstáculo, el vehículo se detiene inmediatamente.

Seguridad ante todo

Según aseguran, la máxima prioridad de Bosch y Daimler en relación al desarrollo de esta funcionalidad ha sido la seguridad. Y por ello, y también porque aún no existe un protocolo de autorización oficial, quisieron que las autoridades locales (concretamente, la autoridad administrativa regional de Stuttgart y el Ministerio de Transporte del Estado de Baden-Württemberg) supervisasen el proyecto desde el principio. Y así lo hicieron… Y lo hicieron, dicen, contando también con la presencia de expertos de la autoridad de certificación alemana TÜV Rheinland para evaluar la seguridad de funcionamiento de la tecnología del automóvil y de los aparcamientos.