El Space Drive de Schaeffler, previsto para la producción en serie

La compañía quiere desempeñar un papel “decisivo” en la configuración de la movilidad del futuro con tecnologías clave como Space Drive y el Schaeffler Mover.

Schaeffler está apostando fuertemente por las nuevas tecnologías para la conducción autónoma, como Drive-by-wire de Space Drive (tecnología de conducción por cable basada en una interfaz electrónica de triple redundancia capaz de operar las funciones de dirección, aceleración y frenado del vehículo) o los nuevos conceptos de vehículos como el Schaeffler Mover (plataforma flexible y de cero emisiones que soporta una amplia gama de conceptos de vehículos; integra todos los componentes necesarios para la funcionalidad de conducción -sistema de tracción, batería, sistema de frenado y dirección- en una sola unidad compacta de chasis modular).

Según la compañía, las tendencias actuales en materia de movilidad están dirigidas hacia la digitalización, desde automóviles sin columna de dirección a nuevos conceptos de transporte completamente robotizados para áreas urbanas. “Con el establecimiento de la joint venture Schaeffler Paravan Technologie, Schaeffler se ha posicionado de manera óptima para el futuro”, asegura Matthias Zink, CEO de Automotive OEM en Schaeffler.

“Queremos desempeñar un papel decisivo en la configuración de la movilidad del futuro con tecnologías clave como Space Drive y el innovador concepto de vehículo Schaeffler Mover. Estamos en el camino correcto para convertirnos en un integrador líder de sistemas de chasis”.

De este modo, según explica el CEO de Schaeffler Paravan Technologie y fundador de Paravan, Roland Arnold, “hemos establecido las bases para un mayor desarrollo de la tecnología Space Drive, con miras a la producción en serie”, prevista para 2021.

Asimismo, Matthias Zink ha asegurado que ya han comenzado proyectos específicos con numerosos clientes que “implementarán los componentes utilizados en el Schaeffler Mover, como los Módulos de esquina inteligente Schaeffler o la propia tecnología Space Drive. Todo este proceso nos posiciona como integrador de chasis, que suministra unidades y sistemas de control de unidades a integradores de vehículos de nivel superior”.

Movilidad autónoma en China

Pero no sólo. En referencia a la movilidad del futuro, Schaeffler tiene sus ojos puestos también en China. Y es que, a principios de septiembre, la compañía firmó un acuerdo de inversión con la provincia china de Hunan, dentro de su estrategia de apoyar y facilitar la conducción autónoma en el país asiático.

Según el acuerdo, ambas partes desarrollarán conjuntamente un ecosistema de movilidad para vehículos inteligentes en la ciudad de Changsha. De esta manera, el papel de Schaeffler en el proyecto estará enfocado en el desarrollo posterior de su Space Drive y del Schaeffler Mover, concepto de movilidad que incluye la tecnología Schaeffler Intelligent Corner Module.

A todo esto, se le suma la intención de Schaeffler de establecer una nueva sede de I+D en la provincia de Hunan, que será el segundo centro de I+D operado por Schaeffler Greater China y se centrará en el desarrollo de tecnologías para los vehículos inteligentes del mañana.

El Audi R8 LMS GT3 con Space Drive recibe autorización para competir

Asimismo, desde la compañía destacan, el hecho de que un Audi R8 LMS GT3, equipado con el sistema de conducción por cable Space Drive, compita activamente en el DMV Gran Turismo y Touring Car Cup (DMV GTC). Este vehículo hizo su debut en la carrera en el final de la temporada DMV GTC en Hockenheim (Alemania) a finales de octubre, finalizando en los primeros puestos.

De este modo, según Schaeffler, este resultado demuestra su excelente funcionamiento, pese a que prescinde de toda conexión mecánica entre la unidad de dirección y el mecanismo de dirección. Además, ha sido el primero de este tipo en la historia de las carreras en recibir la aprobación de la Federación Alemana de Deportes de Motor. Forma parte del equipo Phoenix Racing y tiene a sus mandos al ex piloto de Fórmula 1 Markus Winkelhock. “Nuestra participación en las carreras marca otro hito importante en el proyecto y nos proporciona información muy valiosa que se puede incorporar directamente en el desarrollo posterior del sistema”, comenta Roland Arnold.