El stock de VO despide el año 2021 con una caída del 26%

Por la crisis de los microchips y el apetito por VO

El stock de vehículos usados cae un 26% en 2021 hasta las 342.317 unidades, lastrado por la crisis de los semiconductores, provocando parones en las cadenas de producción cuando no retrasos medios en los plazos de entrega, según datos del Green Car Monitor VO de autobiz para Sumauto, especialista en portales verticales de automoción.

La caída de unidades a la venta se explica, en buena parte, por el parón de las automatrículas ante la falta de coches, que prácticamente hará un plano al término de este año, apenas un 1% más en comparación con el año anterior, según MSI. Y, junto a ello, el menor flujo de coches procedentes de los operadores de renting, que extienden sus contratos más allá de los habituales 4 años, y de los rent a car, penalizados por un aún convaleciente turismo.

Esta falta de stock de vehículo nuevo, unida a una demanda viva, derivó buena parte de las compras al mercado de usados durante el pasado año, provocando un encarecimiento generalizado de los precios del VO en todas las motorizaciones.

En concreto, los diésel y gasolina subieron un 7% en 2021, hasta superar los 18.300 euros, frente a los 17.000 euros de un año antes.  En el caso de los vehículos con etiqueta ECO, la subida fue de un 10%, con un importe medio que roza ya los 30.000 euros.

Esto ha propiciado que la diferencia en el bolsillo para un conductor a la hora de optar por un usado ECO o uno de combustión haya aumentado un 16,4%. Es decir, que, “si hace un año comprar un eléctrico o híbrido de segunda mano le salía 9.596 euros más caro que un diésel o gasolina, ahora le obligaría a un desembolso mayor, 11.169 euros”, señalan desde autobiz.

No obstante, a pesar de este encarecimiento del precio medio, la alta demanda y el poco stock están agilizando los tiempos de rotación de los vehículos en los concesionarios. En 2021 un eléctrico o híbrido tardó de media en venderse un 3% menos de tiempo que en 2020 (81 días de media); y, en el caso de un diésel o gasolina, fue un 7% menos (tres meses de media).

Según el director general de Sumauto, Nicolás Cantaert, “nunca antes hemos tenido tantos compradores de VO y tan pocos coches. Es estratégico canalizar vehículos hacia los concesionarios y la única manera de hacerlo es con soluciones exprés que permitan de manera rápida y eficaz detraer VO de las operaciones entre particulares, que son 6 de cada 10. Además, con el añadido de poder ofrecer transparencia y garantías”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorTNU recogió 75.865 toneladas de neumáticos fuera de uso en 2020
Artículo siguienteDetienen a un mecánico por romperle la nariz a un cliente en Salamanca

¡Suscríbete a nuestro newsletter!