El vehículo para la generación Millenial

El departamento especializado en formación del Grupo Serca, NEXT Sercaula, habla sobre el vehículo para la generación Millenial y cómo el taller debe adaptarse a una nueva generación de clientes.

NEXT

NEXT es el departamento de Grupo Serca que aúna los servicios de gestión, formación y consultoría para sus redes de talleres, SPG y Profesional Plus. Uno de sus departamentos es Sercaula, enfocado en la formación, donde se realizan no sólo formaciones dirigidas a los talleres sino que también los socios reciben diversos cursos especializados. En este caso es José Luis Soriano, ingeniero industrial responsable del área de formación del taller dentro del Grupo Serca, quien habla sobre una nueva generación de clientes a la que el taller debe adaptarse: los Millenial.

Al innegable poder de la publicidad, los jóvenes parecen no creerla, la vida real es muy diferente a la de los anuncios de la tele, quizá porque cada vez que salen a la calle ven ruidosos e interminables atascos. O quizá, porque nada hay menos libre que alguien atado al pago de un artículo tan caro y lujoso, como un coche. Incluso llegándose a plantear el coste del permiso de conducción.

En primer término toca definir a los Millenial, se hace referencia a las personas que llegaron a su etapa adulta después del año 2000, es decir, con el cambio de siglo, son también conocidos como los hijos de Baby Boom (nacidos entre 1946 y 1964); además poseen características particulares en conjunto, como amor por la tecnología y una personalidad de descontento.

Nuevo modelo de vida

La épica frase: “Échate novia, métete en una hipoteca, ten hijos y cómprate un coche”, perduró durante varias generaciones, sinónimo inequívoco de una vida provechosa. Tal afirmación parece perder fuerza a gran velocidad. Los jóvenes que deciden vivir solos y en alquiler se multiplican. Las parejas sin hijos ya no son percibidas como infelices o egoístas. Y el coche, el símbolo de estatus social por antonomasia, interesa cada vez menos a la juventud.

La fuerte crisis económica que hemos vivido podría ser parte de la explicación. El gasto que implica tener un automóvil en propiedad es muy elevado respecto a los salarios actuales. Sumando al cuantioso desembolso inicial el mantenimiento, el combustible, el seguro y los impuestos, un vehículo básico consume una gran porción de los menguados recursos.

Al innegable poder de la publicidad, los jóvenes parecen no creerla, la vida real es muy diferente a la de los anuncios de la tele, quizá porque cada vez que salen a la calle ven ruidosos e interminables atascos. O quizá, porque nada hay menos libre que alguien atado al pago de un artículo tan caro y lujoso, como un coche.

Incluso llegándose a plantear el coste del permiso de conducción (Figura 1).

Estadística

Por primera vez desde que existen registros, en el 2015 se vendieron en España más bicicletas que coches.

Para los jóvenes que viven en áreas urbanas, de manera paralela a la caída de interés por el vehículo privado, el uso del transporte público y de vehículos como la bicicleta está en auge, para qué asumir un gasto considerable en algo que rápidamente se deprecia, y así aumentan las perspectivas económicas para acceder a dispositivos multimedia de última generación.

Evolución generacional

Muchos estudios de mercado se fijan en la conducta y los hábitos de este sector de la población, para orientar sus productos hacía el éxito. No solo porque son el futuro de la industria, sino también porque son ellos quien, en gran parte, deben dar respuesta a los grandes retos de los fabricantes para crear los coches del futuro, como por ejemplo los coches autónomos o 100% eléctricos.

La opción de alquilar en lugar de ser propietario, renovar cada dos años, saldar un contrato cuando convenga va ganando adeptos en los millennial.

Intención de compra

El tipo de vehículo mejor valorado entre los millennial es el SUV. Los SUV muestran un atractivo especial a los jóvenes por su funcionalidad y que les puedan aportar un estilo de vida aventurero.

Los millennial valoran especialmente la conectividad de los vehículos, es su forma de ser prácticos. Los jóvenes quieren poder usar su teléfono móvil mientras conducen, escuchar música por Spotify, y tener acceso a mapas en todo momento.

A los millennial les gustan los coches sostenibles.

Los jóvenes están más concienciados con el medio ambiente que otros segmentos de la población, y buscan el vehículo híbrido o incluso eléctrico.

Hábitos en el mantenimiento y reparación del vehículo

Los millennial utilizan las nuevas tecnologías para la selección del taller, además, en parte debido al tiempo que dedican a investigar por Internet, tienen muy en cuenta las opiniones de otros clientes.

Una vez seleccionado el taller, se exige un servicio de atención personalizada y ágil, que genere confianza y empatía, y a parte ofrezca la mejor relación calidad/ precio posible.

Otro de los aspectos importantes de la relación entre el taller y los millennial es la ‘conexión’ que se logre establecer con ellos.

Conclusión

Después de los argumentos expuestos no cabe duda de que, si los fabricantes de automóviles están utilizando enormes recursos para conectar con los millennial, los talleres no podemos dar la espalda al cambio generacional y de hábitos de nuestros futuros clientes.

Ello conlleva la mejora continua de nuestro negocio en recursos de:

  • Imagen.
  • Servicios.
  • Información.
  • Conocimiento

A parte de migrar a las nuevas tecnologías con el fin de conectar con nuevos clientes y fidelizarlos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here