En 2040, sólo uno de cada tres coches vendidos será eléctrico

Según un informe elaborado por KPMG, hacia el año 2040, las tecnologías de propulsión coexistirán entre sí en una división “equitativa”.

La última encuesta ejecutiva mundial de automoción elaborada por la consultora KPMG muestra unos resultados interesantes. Los ejecutivos del sector de la automoción opinan que, según el país y el área de aplicación, las tecnologías de propulsión convivirán entre sí en una división “equitativa” en 2040, que se traduce en los siguientes porcentajes: los eléctricos puros supondrán el 30% del total de vehículos; los híbridos, el 25%; los automóviles de pila de combustible de hidrógeno, el 23%, y los vehículos de combustión interna, también el 23%.

Asimismo, el informe destaca que actualmente el parque de automóviles se basa mucho en motores de combustión interna ya que el 43% de los vehículos son de gasolina y el 57% diésel. Con respecto a 2030, la encuesta indica que se diversificará: el 27% del parque será de vehículos diésel actuales; el 20% será de híbridos; el 19% de diésel Euro VII; el 13% de gasolina actuales; el 5% de híbridos enchufables; el 4% de GLP (gas licuado de petróleo); el 2% será eléctrico, y sólo un 1% será de GNC (gas natural comprimido).

El informe también apunta a que los vehículos eléctricos no “despegarán” hasta 2026 o 2027 debido a su alto precio, a la falta de infraestructura y a la escasez de oferta. Además, señala que, durante este 2019, incrementará la presencia de vehículos híbridos en las carreteras dado que son más asequibles económicamente y que disminuyen las emisiones de CO2, por lo que concentrarán también las estrategias de inversión.

El diésel sigue siendo una opción “viable”

Los resultados de la encuesta elaborada por KPMG consideran el diésel como una alternativa válida en la industria, ya que sus desventajas ecológicas son “mínimas” en los propulsores actuales y que continúa siendo una opción “viable” para casi un tercio de los consumidores en todo el mundo.

No obstante, en la actualidad, los usuarios están posponiendo su decisión de compra debido a la incertidumbre y confusión que están provocando los anuncios del Ejecutivo de Pedro Sánchez sobre cuál será la tecnología óptima para el futuro.

Estrategia hacia un reto tecnológico

En esta línea, la ex secretaria general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa y socia de KPMG, Begoña Cristeto, opina que se necesita aplicar una “estrategia integral a nivel país basada en la coordinación de las políticas industrial, ambiental y energética, acompañada de una inversión en activos intangibles, como las nuevas tecnologías disruptivas de la industria 4.0, el impulso a la innovación o el desarrollo del capital humano”.