Estabilización de tensión al cambiar la batería

Al llevar a cabo una sustitución de la batería en vehículos modernos, se recomienda mantener la tensión al cambiar la batería. Por eso, Varta -marca perteneciente a Clarios- explica cómo es el proceso de estabilización de la tensión.

Cuando se lleva a cabo una sustitución de la batería en vehículos modernos (en particular, con función de ‘Start-Stop’), una caída de tensión puede hacer que se pierdan los ajustes almacenados en el vehículo, que aparezcan mensajes de error y que se limiten las funciones. Para evitar esto, se recomienda mantener la tensión al cambiar la batería en un vehículo moderno.

Además del cambio de la batería propiamente dicho, también se recomienda mantener la tensión durante la resolución de problemas extensos. Cuando el motor está apagado, sigue extrayéndose energía de la batería durante el diagnóstico del vehículo. En el caso de un diagnóstico más largo, la batería instalada en el vehículo puede quedar descargada por la acción de las unidades de control y otras cargas eléctricas, hasta el punto de que la tensión del sistema de a bordo descienda por debajo del límite de mínima tensión permitida de las unidades de control, se introduzcan los datos correspondientes en la memoria de fallos y se pierdan los datos de la sección de la memoria volátil (por ejemplo, el sensor del ángulo de dirección o las posiciones finales de los elevalunas eléctricos).

Por lo tanto, una tensión constante del sistema eléctrico del vehículo es un requisito previo para la solución profesional de problemas o la sustitución de la batería, así como para evitar dificultades adicionales desde el principio debido a una posible mínima tensión.

¿Qué es la estabilización de la tensión?

La estabilización de la tensión describe el proceso de conectar una fuente de alimentación externa para mantener la tensión del vehículo en un nivel constante cuando la batería está desconectada. Esto evita que las unidades de control del vehículo registren una mínima tensión crítica y la registren como un fallo en el registro de eventos.

“A veces, Mercedes reacciona de forma muy sensible con solo desconectar la batería y conectar una nueva. Por ejemplo, una pantalla frontal puede dejar de funcionar, problemas con los sistemas de asistencia al conductor… Es por ello que se necesita una herramienta de diagnóstico para el cambio. Además, esto también puede afectar al comportamiento del Start-Stop durante un periodo de tiempo más largo”, señala R. Nickel, ingeniero de aplicaciones de vehículos de Clarios.

Recomendación para la estabilización de la tensión

La fuente de alimentación externa debe conectarse antes de iniciar la sustitución de la batería o el diagnóstico ampliado del vehículo.

NOTA: no utilice nunca un cargador de baterías de automóvil para mantener la tensión, pues los cargadores modernos utilizan un algoritmo de carga especial con diferentes fases de carga. Así, la desconexión repentina de la batería puede provocar un error de funcionamiento del cargador que, a su vez, puede dañar el sistema electrónico del vehículo o el cargador.

A la hora de cambiar la batería, no desconecte la batería instalada hasta que haya conectado y encendido la fuente de alimentación externa.

La fuente de alimentación externa debe conectarse siempre en puntos capaces de transportar con seguridad las corrientes necesarias. Por este motivo, para fines de diagnóstico, recomendamos conectar siempre la fuente de alimentación externa a los terminales de conexión de la batería.

En el caso de un cambio de batería, la conexión a los bornes de esta es, por supuesto, algo más difícil de gestionar. Los trabajos en los cables también pueden provocar una caída de las pinzas de la fuente de alimentación externa o dar lugar a cortocircuitos. Si se dispone de ellos, en tales casos, recomendamos utilizar los puntos de conexión de arranque del vehículo.

NOTA: Varta desaconseja conectar el mantenimiento de tensión a través de la interfaz OBD. Según las especificaciones de la norma ISO 15031-3, la capacidad máxima de transporte de corriente de las conexiones está limitada a 10 A, un valor que puede superarse rápidamente si se activan varias unidades de control, lo que puede provocar daños graves y costosos en la interfaz del OBD o hacer que se funda el fusible y, en consecuencia, retrasar innecesariamente los trabajos de diagnóstico o reparación.

El método más sencillo es emplear una segunda batería como fuente de alimentación secundaria. No obstante, al seguir este enfoque, es importante asegurarse de que el sistema esté protegido mediante un fusible adecuado para evitar cortocircuitos no deseados.

En el uso cotidiano en el taller, se ha demostrado la eficacia de las fuentes de alimentación constantes fijas con una potencia suficiente a partir de 350 W. En esta clase de potencia, incluso la activación involuntaria de uno o varios dispositivos de control no provoca inmediatamente una interrupción de la tensión de alimentación.

En conclusión, cada vez que hay que cambiar una batería o realizar una reparación de gran envergadura, se debe garantizar una estabilización adicional de la tensión. Intente conectar siempre la fuente de alimentación externa a los terminales de conexión de la batería. Si esta operación resulta difícil de realizar, Varta aconseja utilizar los puntos de conexión de arranque. Tenga cuidado con los cortocircuitos. No utilice nunca un mantenimiento de tensión a través de la interfaz OBD. En su lugar, es mejor emplear una batería secundaria o una fuente de alimentación de tensión constante de al menos 350 W.

Melett

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorPastillas y discos de freno: diseñados juntos para funcionar juntos…
Artículo siguienteLiqui Moly ofrece una solución de limpieza para sistemas de A/A domésticos

¡Suscríbete a nuestro newsletter!