¿Existe alternativa al coche de sustitución gratuito?

Me ha parecido interesante reflexionar sobre este servicio de valor añadido convertido hoy en obligación. Creo sinceramente que si el taller no es capaz de ofrecer rapidez en la reparación (24 o 48 horas) a cambio del famosos coche de cortesía, va a ser muy difícil rentabilizar las reparaciones, teniendo en cuenta que el 75% son reparaciones leves que no superan los 400€.

Mi experiencia me demuestra que un taller suele tener un número de coches de sustitución que suponen entre un 10% y un 20% del total de coches reparados en un mes.

Siguiendo este ratio, un taller que repare 100 coches mensuales deberá tener 15 coches de sustitución, que si hacemos caso de los acuerdos con las compañías, deberán de tener menos de 5 años de antigüedad, con lo que la mejor opción suele ser el renting.

Un coche normalito, gasolina, de un segmento B y con un seguro a todo riesgo (obligado por ciertas compañías) tiene un coste para el taller de 200€/mes, con lo que sólo en coches de sustitución el taller tendría unos gastos de 3.000€/mes (el equivalente a 2 sueldos de administrativos).

Si tenemos en cuenta también la digitalización en la que andan inmersas todas las compañías aseguradoras, que va a suponer la supresión de una gran parte de los peritos en los próximos años y un extra de trabajo por parte del personal indirecto del taller mediante autovaloraciones, video-peritaciones, factura electrónica, gestión de agendas a través de plataformas, etc..

Concluimos que necesitamos al menos una persona dedicada a tiempo completo a estas tareas por parte del taller.

La razón de de ser de un taller es facturar horas, también recambios y materiales de pintura, pero fundamentalmente horas, que sólo pueden ser facturadas por los operarios directos, con lo que debe haber más operarios directos que indirectos (un pintor debe facturar el doble de lo que cuesta, ya que debe cubrir su salario, parte de los gastos de estructura del taller y parte de los sueldos de los indirectos).

Si no somos capaces de ofrecer otras alternativas al cliente fuera del coche de sustitución, mayor rapidez en la reparación (la media española sigue siendo de 5 días de estancia), créanme que esto tiene mal futuro.

Las encuestas a los usuarios reclaman más rapidez en las reparaciones de los talleres de carrocería y la pregunta es: ¿Qué resulta más atractivo para un usuario?

  • 5 días privados de su vehículo y con un coche de sustitución que en muchos casos es de una gama inferior, gasolina, etc.
  • Ó una reparación en 1 ó 2 días sin coche y con algún tipo de solución de movilidad.

Yo lo tengo claro, quiero mi coche ya y más cuando lo que quiero reparar no necesita de la sustitución de piezas o de una gran reparación (el 75% de las reparaciones actuales).

Desde aquí, mandar un mensaje a las aseguradoras, creo que a la hora de redireccionar coches a los talleres concertados, el único argumento no puede ser un coche de sustitución gratuito, ya que se puede seducir al usuario con la rapidez, sin que esto tenga que suponer un sobrecoste inasumible para el taller, que no hará otra cosa que mermar su rentabilidad hasta unos límites donde tenga que bajar la calidad de sus reparaciones.

También invitar a reflexionar a los talleres a profundizar en la mejora de sus procesos técnicos y organizativos que les lleve a reducir sus tiempos de estancia y mejorar su rentabilidad.

Me despido con un dicho popular que vi escrito una vez en la carta de un restaurante de Bilbao:

“La calidad tiene un precio, por debajo de ese precio no existe calidad”