¿Por qué fallan las válvulas EGR?

La válvula EGR jugará un papel cada vez más importante en el futuro. Por eso, Delphi Tecnologies analiza por qué puede fallar y cómo sustituirla cuando lo hace.

Como parte integral del sistema de gestión del motor del vehículo, la válvula de recirculación de gases de escape, o válvula EGR, recircula cantidades finamente medidas de gas de escape al sistema de admisión del motor para aumentar la eficiencia del motor, reducir el consumo de combustible y reducir las emisiones de NOx.

Con presiones crecientes para reducir las emisiones, la válvula EGR jugará un papel cada vez más importante en el futuro. Por eso, es importante saber qué hace, por qué falla y cómo reemplazarla cuando lo hace.

Las válvulas EGR funcionan en un entorno hostil, por lo que con el tiempo experimentarán desgaste. Sin embargo, la principal causa de avería es la acumulación de partículas de carbono de los gases de escape a lo largo del EGR y los conductos del sistema de admisión. Con el tiempo, esto obstruirá los tubos, los canales de gases de escape y, finalmente, el mecanismo del émbolo de la válvula, lo que hará que se abra o se cierre. Los fallos también pueden ser provocados por una ruptura o una fuga en el diafragma de la válvula.

¿Qué síntomas buscar en una válvula EGR defectuosa?

Los síntomas asociados con un fallo de la válvula EGR son similares a los de muchos otros componentes de gestión del motor y, debido a esto, las averías en la EGR continúan siendo un caballo de batalla para muchos mecánicos. Sin embargo, hay algunas señales a las que se debe prestar atención:

Comprobar la luz del motor: como con la mayoría de los componentes de gestión del motor, un problema con la válvula EGR puede activar la luz de control del motor.

Problemas de rendimiento del motor: si la válvula se atasca en abierto, la relación aire-combustible del vehículo se interrumpirá, lo que provocará problemas de rendimiento del motor como potencia reducida, mala aceleración y ralentí irregular. También puede producir fugas de presión de sobrealimentación del turbo, lo que hace que el turbo trabaje más.

Aumento de las emisiones de NOx: cuando la válvula EGR permanece cerrada, las altas temperaturas resultantes en la cámara de combustión dejarán una gran cantidad de combustible sin quemar en el escape, lo que aumentará las emisiones de NOx y reducirá la eficiencia del combustible.

Golpe del motor: las temperaturas más altas y las emisiones NOx también pueden provocar un aumento de la detonación o golpe, que se escucha como ruidos de golpe en el motor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorMotortec se confirma para 2022
Artículo siguiente¿Cuál es la causa de un fallo en el sensor de temperatura de admisión?

¡Suscríbete a nuestro newsletter!