Falta unión

10_Fragmentacion-01Y quizá por eso me duela en el alma cuando percibo que son (perdónenme la expresión) ‘el último mono’, cuando veo que hay muchos a los que se les llena la boca hablando de taller y taller y taller, cuando no se les reconoce como los profesionales que son y se les regatea hasta el último miserable euro que vale su trabajo, cuando no se les deja de apretar con impuestos, tasas, certificados obligatorios o inspecciones; cuando percibo que falta unión. Siempre lo he pensado. A los talleres les falta luchar juntos por ciertas cosas y demandar la atención que merecen cuando creen que no se les está escuchando.

¿Creen que las reivindicaciones de los médicos o los profesores hubiesen trascendido tanto si hubiese ido cada uno por su lado? Sigamos imaginando, ¿se imaginan una huelga de todos los talleres españoles? No quiero ser incendiario, de verdad que no; solo quiero que seamos conscientes de que somos un sector potente y clave para la economía española. Por no hablar de la función social que ejercen los talleres con un trabajo clave en la seguridad vial. Nos falta unión. “No tengo tiempo para pensar en mí, como para pensar en los demás”, pueden pensar. Lógico. Solo diré que hay que mejorar la imagen de los talleres, que hay temas (“grandes temas”, como dicen las asociaciones) que influyen a todo el sector: hablo de aseguradoras, de talleres ilegales, de garantías, de la liberalización de las ITV… y que no resolveremos cada uno por nuestra cuenta. Piénsenlo.