Francia vetará la venta de diésel y gasolina nuevos en 2040

El objetivo, aseguran, es ir reduciendo el uso de este tipo de automóviles progresivamente.

El Ejecutivo de Emmanuel Macrón ha aprobado la Ley de Movilidades por la que se prohibirá la venta de vehículos diésel y gasolina en Francia para 2040, con el objetivo, dicen, de reducir progresivamente el uso de estos automóviles. Según un comunicado del Gobierno francés del que ha hecho eco europapress.es.

El texto también recoge que las administraciones locales puedan limitar la circulación a los vehículos que menos contaminen. En Francia, existen 23 poblaciones con más de 17 millones de habitantes que ya han puesto en marcha estas medidas.

Y es que el país galo se ha centrado en alcanzar la neutralidad en carbono en 2025, con una reducción intermedia de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) del 37,5% para 2030.

De momento, para implementar la nueva ley, el Ejecutivo francés invertirá más de 13.000 millones de euros en los próximos cinco años para crear una alternativa al uso del coche para ir al trabajo y comenzar la reducción de la contaminación. Y prevé la creación de un fondo, dotado con 350 millones, para potenciar el uso de las bicicletas en las ciudades.

Combustión para muchos años
Si bien, y aunque el anuncio del Gobierno francés es un buen ejemplo que muestra que las cosas empiezan a moverse en esta dirección, que se dejen de vender vehículos nuevos de combustión a partir de 2040 no significa para nada que dejen de existir este tipo de coches. Porque un vehículo vendido en 2039, por poner un ejemplo, seguirá teniendo vida útil quince –o más- años después. Que comience a haber cambio, o más bien evolución, no significa que los motores diésel y gasolina tengan para nada los días contados. Esto conviene tenerlo meridianamente claro.