Francia suspende la subida de las tasas al combustible prevista para enero

El Gobierno francés ha anunciado hoy una moratoria en la tasa a la gasolina y al diésel que estaba prevista para el próximo 1 de enero de 2019.

Imagen de RTVE

La presión en la calle, en la oposición y en la propias filas de la mayoría gubernamental que está sufriendo el Gobierno francés ha dado como resultado el anuncio por parte del presidente del país, Emmanuel Macron, de la suspensión durante seis meses de la subida de las tasas al combustible prevista para el próximo 1 de enero de 2019.

Según recoge la versión digital de El País, el presidente francés ha dado marcha atrás en la medida que provocó la revuelta de los llamados ‘chalecos amarillos’, movimiento que reclama una mejora del poder adquisitivo y expresa el cansancio de las clases medias empobrecidas de la Francia provincial. Esta decisión fue adoptada en una reunión el lunes por la noche en el Palacio del Elíseo, sede presidencial.

Con esta decisión, el presidente francés, según informa el medio digital, espera que la moratoria en el precio de la gasolina y el diésel tranquilice a los ‘chalecos amarillos’ –prenda obligatoria de llevar en los vehículos franceses y emblema del movimiento-. Asimismo, el Gobierno confía en que, con este gesto, las concesiones sirvan para reducir el extenso respaldo al movimiento en la opinión pública ya que, según muestran los sondeos, cerca del 70% de los franceses simpatiza con la protesta.

Además de las protestas que estallaron hace tres semanas con respecto a la subida de impuestos al carburante –que penaliza a los franceses que usan el coche diariamente en las ciudades y regiones francesas con menos transporte público-, los ‘chalecos amarillos’ han formulado otras peticiones como una bajada de otras tasas que gravan a las clases trabajadoras, el incremento del salario mínimo o la reintroducción del impuesto sobre la fortuna, entre otras.

En declaraciones del primer ministro del país, Édouard Philippe, tras reunirse con el grupo parlamentario de la LREM, “ninguna tasa merece poner en peligro la unidad de la nación”, refiriéndose al balance humano de estas semanas de protestas, donde ha habido cuatro muertos en circunstancias accidentales y centenares de heridos durante las manifestaciones.

El hecho de que el presidente francés haya decidido suspender una medida ya aprobada es insólito, afirma el medio digital, ya que desde los primeros bloqueos de los chalecos amarillos en carreteras de todo el hexágono, el pasado 17 de noviembre, tanto el presidente como el primer ministro francés, Philippe, no se mostraban dispuestos a ceder en su negativa a suspender o aplazar la subida del impuesto al carburante.

Esta medida –enmarcada en el plan de lucha contra el cambio climático– consiste en una subida de 6,5 céntimos por litro en la tasa al diésel y de 2,9 en la tasa a la gasolina. El objetivo que se pretende con esta medida, según informa el medio digital, es alinear el precio de ambos carburantes y, así, disuadir de la utilización de una fuente de energía que emite gases de efecto invernadero.