Guía paso a paso de cómo sustituir una luna delantera pegada

Para realizar esta operación hace falta seguir un proceso de ejecución estricto, sistemático y escrupuloso.

Fuente. www.motrioarganda.com

El blog Ruta 401 de Loctite Teroson explica el procedimiento que se debe seguir para cambiar una luna delantera pegada de manera correcta y segura. Como informan en el blog, la luna delantera es un elemento importante de los vehículos ya que tiene como función principal “permitir la visión frontal del conductor”. Por lo tanto, el proceso de sustituir una luna delantera pegada requiere de precisión y mucho cuidado.

Proceso genérico de sustitución de una luna delantera pegada

El proceso sistemático y genérico que se debe seguir para proceder a la sustitución de una luna pegada es el siguiente:

Preparar todo el utillaje y productos necesarios para tenerlos al alcance en el momento de usarlos y evitar continuas pérdidas de tiempo por desplazamientos.

Desmontar los elementos que interfieren en la extracción de la luna: contorno de goma de la luna, embellecedores de montantes, rejilla del limpiaparabrisas (torpedo), etc.

Proteger el panel de instrumentos y el perímetro del marco de luna con una cinta americana para evitar ser rayados por los útiles de corte. Otra opción de protección es intercalar una chapa metálica entre la luna y el panel de instrumentos o la pieza del vehículo para que el útil de corte quede por delante de la chapa y no provoque daños. La utilización de equipos novedosos o un equipo de inducción eliminan este riesgo y, por tanto, la necesidad de proteger.

Limpiar la luna para eliminar la suciedad que pueda presentar con limpiadores base agua.

Colocar las ventosas dobles sobre la luna; posteriormente servirán para cogerla cómodamente y retirarla de su alojamiento. Para ello, se coloca una ventosa doble en un lado, más o menos en la posición de visión del conductor, y la otra en el lado contrario en la zona de visión del pasajero.

Proceder al corte o despegado del cordón de adhesivo que mantiene la luna fijada al marco del parabrisas. Para ello, se debe atender a las precauciones requeridas por cada tipo de herramienta utilizada, siendo las más comunes el uso de cable acerado o trenzado y la herramienta quitalunas neumática.

Rasurar el cordón de adhesivo residual utilizando un formón bien afilado. Tras el rasurado, el cordón debe tener un espesor de un milímetro aproximadamente.

Eliminar los restos de suciedad, de adhesivo y grasas que presente el marco de parabrisas.

-Verificar la existencia de zonas donde el metal haya podido quedar desnudo. Si fuese así, aplicar tratamientos anticorrosivos, como toallitas de conversión del óxido o zinc en aerosol, y pintar la zona si fuese necesario: en cualquier caso, hay que respetar los tiempos de evaporación y de secado de cada producto.

Subsanar los posibles puntos de oxidación o corrosión que puedan aparecer.

Una vez realizado esto, se procede a la colocación de la luna nueva:

Colocar la luna nueva boca arriba sobre un caballete botado de espuma en la superficie de apoyo.

Retirar las protecciones que trae el recambio y desengrasar la superficie serigrafiada sobre la cual se depositará el cordón de adhesivo.

-Colocar el contorno de goma de la luna si el recambio no lo lleva integrado y la luna original lo lleva de origen.

-Darle la vuelta a la luna y colocar en su cara exterior las ventosas dobles (de la misma forma que la citada anteriormente).

-Verificar que los calzos de la luna están ubicados en su lugar.

Presentar la luna sobre el marco del parabrisas y ajustarla en su posición, atendiendo a la holgura y a su paralelismo con el marco del parabrisas. Una vez en su posición, colocar en la parte superior y en los laterales de la luna una tira de cinta que se extienda hasta el panel del techo y los montantes respectivamente. A continuación, cortar la cinta justo donde se encuentra la junta entre la luna y las piezas de la carrocería. De esta forma, se tendrá una referencia para el posterior montaje de la luna cuando haya sido aplicado el adhesivo.

-Volver a colocar la luna boca arriba sobre el caballete y aplicar los promotores de adherencia y activadores requeridos por el tipo de adhesivo empleado, tanto en la luna como en la pintura de la carrocería, o el cordón de adhesivo si han transcurrido más de dos horas desde que se ha rasurado.

-Colocar el bote de adhesivo o la salchicha sobre la pistola de extrusión y preparar la boquilla para que disponga de una abertura en forma de “V” con una anchura de unos 3 mm y una longitud de unos 7 mm. Se recomienda utilizar boquillas ya preparadas y que dispongan de tetón de apoyo y guiado que aseguren la rectitud del cordón depositado, así como de boquillas deslizantes que facilitan la deposición de un cordón adecuado en altura al tamaño de la luna.

-Hacer una prueba para verificar las dimensiones del cordón que se va a aplicar: una anchura de unos 12 mm y una altura que se ajuste al fondo del marco del parabrisas.

Aplicar el adhesivo sobre el contorno de la luna (más cómodo pero con riesgo de que el cordón luego no coincida perfectamente con la pestaña del marco del parabrisas) o sobre el marco del parabrisas manteniendo, como norma general, la pistola perpendicular a la luna. Además, donde se efectúe un empalme debe existir un solapado entre cordones de unos 15 mm.

Los adhesivos generalmente utilizados son los de base poliuretano tradicionales monocomponentes (mayor tiempo de secado), los de secado rápido de 1K, o bicomponentes, todos ellos homologados por los fabricantes de vehículos.

Colocar la luna sobre el marco del parabrisas y ajustar su posición tomando como referencia la cinta de carrocero colocada anteriormente. Para ello, los bordes de la cinta colocada sobre la luna deben coincidir con los bordes de las cintas adheridas sobre la pieza del coche.

-Una vez en su sitio, golpear suavemente todo el perímetro de la luna con la palma de la mano para que el cordón de adhesivo se aplaste ligeramente y aumente su superficie de contacto. Para cumplir con este cometido, también se puede colocar una cincha o correa de presión que se apoye sobre las hendiduras específicas que tienen las ventosas dobles. En cualquier caso hay que controlar la presión de apriete para que el cordón aplicado no se aplaste en exceso y rebose más de lo debido.

Revisar si el adhesivo ha rebosado por alguna junta. Si fuese así, existen dos opciones: limpiarlo en el momento con desengrasantes mostrando especial cuidado para no ensuciar ningún tapizado, o esperar a que seque y cortarlo, caso en el cual hay que tener cuidado de no rayar el cristal o el serigrafiado de protección.

-De forma complementaria, se pueden colocar varias tiras de cinta que se extienden desde la luna al panel de techo con la finalidad de que actúen como fijación provisional.

-Bajar las ventanillas para que actúen como válvula de escape en el caso de que alguien cierre una de las puertas, la sobrepresión generada por ello haga que la luna pierda adherencia.

-Rociar con agua la luna para acelerar el proceso de secado del adhesivo.

-Una vez seco, comprobar la estanqueidad y sellado de la luna aplicando agua, a ser posible a alta presión, sobre la junta exterior de todo el perímetro de la luna. A continuación, ver si el agua ha filtrado hacia el interior de habitáculo. Otra opción menos común es utilizar equipos de ultrasonidos para detectar pequeños fallos de estanqueidad.

-Si todo es correcto, es momento de retirar la cinta de carrocero, la cincha, montar los elementos desmontados y limpiar la zona de actuación. Para el pegado de los elementos, como el retrovisor de la luna, se pueden utilizar adhesivos estructurales monocomponentes de base acrílica.